martes, 16 de octubre de 2012

ENSALADA DE MADROÑOS




Por una pintoresca carretera comarcal, proyectada en tiempos de Carlos III a fin de unir Málaga con Antequera, aprovechando la vereda existente por la Fuente de la Reina, llena de curvas, con pendientes que descienden suavemente hacia el mar, atravesando uno de los mayores pulmones de la ciudad malagueña, llegamos a  los Montes de Málaga".

Abrupto anfiteatro natural que rodea la capital malagueña, laberinto de barrancos, laderas y bosques llenos de pinos, que conviven junto a encinas, alcornoques, quejigos, castaños, nogales, chopos, fresnos, algarrobos, donde crecen las moras, las jaras, los palmitos, tomillo, esparragueras y madroños; unos bosques que estuvieron a punto de desaparecer por el avance de los cultivos y que se fue repoblando y recuperando a principios del siglo pasado.

Un bellísimo entorno natural, donde antaño corrían arroyos y torrentes, hoy en día secos, exceptuando la época de fuertes lluvias; un lugar lleno de vida con una fauna y flora espectaculares, realmente maravilloso, habitado desde épocas remotas, prueba de ello es que en su cima, a 1032 mts., hay vestigios de una necrópolis. 

Ésa carretera que todos los malagueños conocemos popularmente como “carretera de los montes” o también como “la cuesta de la reina”, nos ayuda a que en tan solo unos minutos, podamos disfrutar de un entorno único.

Uno de los puntos neurálgicos es La Fuente de la Reina, antiguo abrevadero para animales, al estar ubicada en un viejo camino de herradura; se encuentra en el monte de la Reina o Reyna; tradicionalmente se considera que el nombre se debe a Isabel La Católica, que bebió allí cuando en 1482 vino a reconquistar Málaga.

Los pescadores, bien sobre animales o con carros donde trasportaban un par de cajas de pescado que iban vendiendo a lo largo de la carretera, subiendo hasta donde les alcanzaba.   La Fuente era lugar de alivio para esas personas, y para los animales, donde se refrescaban y reponían fuerzas, sobre todo en verano.
Esos mismos pescadores, cuando terminaban de vender el pescado, si era el tiempo de los madroños, los recogian y los ensartaban en cañas imitando a como asaban las sardinas en la playa, las hincaban en una penca pelada y las vendían en Málaga…así se ganaban unas cuantas “perras chicas”…y aprovechaban el trayecto.

El madroño es el fruto de un arbusto de frondosas hojas de un color verde oscuro que tapiza en abundancia nuestros montes en ésta época; originario del litoral mediterráneo florece durante el otoño y tarda un año en madurar, en conseguir ése intenso color rojo anaranjado

Aún hoy en día se pueden ver algún vendedor en la puerta del Mercado de Atarazanas vendiendo como antaño madroños ensartados en una caña.    Este pasado sábado me quedé con las ganas de fotografiar éste hecho que poco a poco se va perdiendo y que el día menos pensado ya sólo quedará en nuestro recuerdo, no lo hice, pero sí que compré algunas cañas; no me pude resistir al ver ese riquísimo manjar, con ése color rojo señal de madurez, cuyo suave interior de tan dulce sabor con un puntito ácido, nos deleita cada otoño.

Su nombre científico es “Arbutus unedo” cuya etimología nos viene a decir: el nombre Arbutus significa "arbolillo", y unedo "comer sólo uno", haciendo referencia a la embriaguez y dolor de cabeza que pueden producir los comidos en exceso;  y es al origen del nombre que se atribuye la recomendación popular de tomar esta fruta con moderación (de uno en uno)….recomendación que suelo seguir, uno detrás de otro, casi sin medida o bien añadiéndola a una buena ensalada.

En ésta ocasión:

Ensalada de hojas tiernas variadas, aguacate (de la Axarquia malagueña), maíz dulce, zanahoria, atún, palmito, huevo cocido, tomate, pimiento verde y madroños…..un pelín de sal.

Aderezar al gusto.   Lo disfruté con una reducción de vinagre de Módena de higos (se pueden encontrar en Makro).

12 comentarios:

  1. GRACIAS POR TU RÁPIDA CONTESTACION, Y POR PASARTE POR EL BLOG , AHORA HE DE SALIR PERO LUEGO PASO POR EL TUYO. BESOS:)

    ResponderEliminar
  2. QUE MARAVILLOSA ENSALADA!!! y no porque sea malagueño, pero es que es genial. Y el toque de los madroños... habrá que subir a Las Contadoras y coger unos pocos. Por cierto es verdad que si comes muchos te colocas??? Siempre lo he escuchado pero nunca lo he comprobado je,je,je. Una vez probé un aguardiente de madroños hecho en una venta de los montes y estaba muy rico, pero sólo un chupito claro que luego había que bajar las curvas. Me ha gustado mucho. Saludos a todos!!!

    ResponderEliminar
  3. Que recuerdo los madroños, de chico con mi padre me encantaban cuando los recogíamos. Estupenda la ensalada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Que receta mas original para no variar ,aqui hay madroños lo malo es que ahora te multan si te pillan cogiendolos ,aunque de vez encuando me como alguno no muxos que dicen que te emborraxan.
    Hace años comiendo en un xino no veas lo que nos reimos con el xino cuando trajo los lichis que habiamos pedido de postre yo le decia andaaaaaa si son madroños y el xino ..madreeeeeeeññññññños no estol tienen huesooooooo pero no son madreññññññññooooos jajaja hasta el ya los conocia se ve que alguien se lo habia explicado antes .
    Esta ensalada con ese aliño tiene que estar de lujo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que la ensalada más completa creo que imposible, Carmen Rosa. Apetecible siempre, no importa la estación del año en la que estemos. Y menos una ensalada de esta índole.

    besines preciosa

    ResponderEliminar
  6. Rica ensalada, nunca se me ha ocurrido ponerle madroños, por aquí no los venden, pero los hay en los montes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonita descripción de los Montes, ese pulmón que tenemos al lado de la capital y donde las vistas son maravillosas, tanto hacia el mar como hacia el interior. Qué bonita la época de los madroños y ver los árboles llenitos no tiene precio.

    Por supuesto tu ensaladita bien rica y completita, como no podía ser menos. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Una ensalada deliciosa, el escudo de Madrid sabes que lleba el oso y el madroño, supongo porque debía ser una zona con muchos.. no es algo que compre habitualmente, pero esta ensalada se me antoja muy , muy tentadora, la haré.. eso si con aguacate de la Costa Tropical je, je. La Axarquía me pilla más pá ya!! je, je. Muchos besitos

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen Rosa, he conocido tu blog a través de El recetario de mi cocina y me has impresionado. Esta receta me parece deliciosa y no es muy complicada de hacer así que me la apunto, aunque los madroños no los consigo por aquí. Me quedo como seguidora para ver con que otras recetas me sorprendes y de paso te invito a mi blog a ver que te parece.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  10. Nunca había comido en madroño en la ensalada,pero la verdad es que tiene que estar rico,creo que ese fruto se aprovecha poco,por cierto......me quedé en un hotelito por esa zona y por la noche,venían los jabalies justo al mismo hotel,!como que estabamos en medio del monte!saludos desde estepona...

    ResponderEliminar
  11. Acá en México no hay madroños, pero me recordó muchísimo al lichi, ¿la conocen? Aunque no creo que quede muy bien con esta ensalada. Por cierto, hay una que me encanta, les doy la receta: http://moulinexasidefacil.blogspot.mx/2012/03/ensalada-del-chef-ha-comenzado-la.html

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...