viernes, 19 de octubre de 2012

SOPA DE PICADILLO




 
Quienes me conocen personalmente saben de mi pasión, entre otras muchas..., por la lectura, por los libros, por la pintura y la arqueología.

En la vida es importantísimo compartir con la persona que se convive los gustos, los entretenimientos (no quiero usar la palabra “hobbies”) y disfrutar con las mismas inquietudes; yo he tenido la gran suerte de tener una persona a mi lado con las mismas inquietudes, con quién comparto y nos gusta practicamente las mismas actividades, que le gusta igualmente leer como a mi (sino más), cuyo padre (mi suegro) es un gran pintor y que su primo y su mujer son arqueólogos. a quines no solo queremos, sino que admiramos por su gran labor dentro del mundo de la cultura de nuestra provincia. 

Él es el Director de la red de patrimonio de Guadalteba, Pedro Cantalejo Duarte, un gran experto en Prehistoria, con una gran trayectoria profesional y humana.    Sin darle mayor importancia nos comentaba que de su mano, la gran escritora americana Jean M.Auel hizo un “cursillo” acelerado en pintura rupestre en diferentes cuevas de nuestra provincia.

Pedro se encargó personalmente de acompañarla, vino con su marido y su asesor, el catedrático Lawrence Guy Straus, uno de los investigadores en Prehistoria de EEUU; quién ya conocía la cueva de Ardales, por lo que sabía que Jean M.Auel tenía que verla in situ, para escribir su último libro.

Eligieron las cuevas del Sur porque conservan tanto rastros de los últimos neandertales como rasgos gráficos de los primeros sapiens sapiens. En las del Norte, por su parte, es donde se desarrolla el grado alto de los sapiens sapiens. Altamira creó hace 15.000 años y Ardales, hace 30.000 años.    En éste enlace pueden leer la noticiaen el Diario Sur

Nada más salir el libro al mercado en Marzo del pasado año lo adquirí; pero antes retomé el que descansaba en mi biblioteca desde 1980, el primer libro de la saga “Los hijos de la tierra”, El clan del Oso Cavernario.   
Me cautivó su protagonista, Ayla y el hecho de que estuviese la saga ambientada en la época paleolítica, en la prehistórica y el pensar que en gran medida estaba basada aunque casi al final de la trama en la historia más ancestral de mi tierra, Málaga.

Compré toda la colección y los leí con avidez: “El valle de los caballos”, “Los cazadores de Mamuts”, “Las llanuras del tránsito”, “Los refugios de piedra” y por fin “La tierra de las cuevas pintadas”  que culmina la historia de la niña cro-magnon “adoptada” por neandertales.
Escuchar a un insigne estudioso como Pedro de hablar sobre aquella época es interesante y curiosísimo, sobre todo cuando se demuestra fehacientemente que ya, hace tantísimos miles de años, los neandertales también cocían los vegetales y las carnes. 

Nuestros más remotos antepasados cocinaban y consumían sopas quizás como la receta que hoy publico en “Mi cocina”,  el método consistía en "calentar piedras al fuego y después ponerlas en agua dentro de algún recipiente hecho de pieles de animales".  Yo aún, con medios no tan arcaicos, lo sigo cocinando quizás como mis antepasados, haciendo un puchero al más puro estilo malagueño.

El clásico puchero da mucho de sí, aprovechándome de la paciencia y que hasta el próximo Lunes no publicaré, como es habitual en mi, ninguna otra receta, quisiera recordar los platos que se pueden preparar con “el puchero” como base:  Como éste plato, que en vez de pan frito, le he puesto fideitos del cero....


Arroz en pucherofideo en puchero sopa del puchero, berza de habas y chicharos,, coles,berza de habichuelas verdes, papas y calabaza,crema de verdurassopa de pasta-lacitos,ropa vieja, la riquisima "pringá", croquetas del puchero o como diria Dani Garciacroquetas de "pringá",...un largo etcétera que podrán descubrir en el directorio del blog.    Sin dejar de omitir, que una buena base de muchas de las salsas que preparo, es un buen caldo de puchero.

Ingredientes para prepararlo:   

Un trozo de ternera (jarrete), medio pollo, un trozo de tocino, un hueso fresco (tuétano de ternera), un hueso añejo, un trozo de manteca, un trozo de pellejo.  Tanto la manteca, como el hueso y el pellejo es un producto muy usual en las carnicerías malagueñas, por lo que a la hora de comprarlos…con decirle al carnicero: “los avíos del puchero” les pondrán éstos tres ingredientes indispensables para que salga un caldo bien blanco.   
Garbanzos remojados (se ponen en remojo la noche anterior en agua con un puñadito de sal), un puerro, una zanahoria, una rama de apio verde y un nabo.
Al puchero malagueño no puede faltarle una ramita de hierbabuena……

Los pasos a seguir:

Llenar la olla de agua y poner dentro la carne de pollo y de ternera, los “avíos” y los garbanzos enjuagados previamente.   Llevar a ebullición y espumerear tantas veces como sea necesario hasta que el caldo quede limpio de impurezas.
Dejarlo hervir una hora aproximadamente, si comprueban que el pollo está hecho y se puede desmenuzar, bien porque la carne y el tocino necesiten más cochura, sacarla y reservarla, al igual que el hueso de tuétano (a fin de que no se pierda el manjar que guarda en su interior y que se destinará para la pringá).
Cortar la verdura, el apio en trozos pequeños y el resto en rodajas.
Añadirlo a la olla y si fuese necesario volver a espumerear una vez que rompa la ebullición de la verdura y dejarlo hervir una media hora aproximadamente, hasta que la verdura esté lista.
Si fuese necesario volver a echar más agua en la olla, que ésta siempre esté hirviendo.
Unos minutos antes de retirar la cacerola del fuego volver a incorporar el pollo y el hueso de tuétano.
Nos quedará un riquísimo y blanco caldo de puchero.
Probar de sal....no habrá que echarle, ya que los "avíos" la traen.

Una vez lo tengamos listo, sencillamente para preparar ésta “sopa de picadillo”, tan típica de los Montes de Málaga, donde los malagueños suelen subir los fines de semana para degustarla especialmente en los días otoñales como el que se nos presenta éste fin de semana.

Para hacer la sopa de picadillo para un comensal:

Picar en el plato un huevo cocido, dos lascas de jamón serrano, unos pocos garbanzos del puchero, algún trocito de zanahoria y unos cuantos “cuscurrones” de pan frito en aceite de oliva virgen y por supuesto, la ramita de hierbabuena.   
Una vez todos los ingredientes en el plato, echar por encima el caldo del puchero bien caliente.

Ya puestos, y con tanto leer, espero no aburrirles, me permito un consejo.   No hace mucho, en un blog gastronómico muy, pero que muy conocido, preguntaban ¿como se consigue que el caldo salga blanco?  Y ante mi sorpresa, contestaba a la pregunta, que para conseguir que un caldo del puchero salga blanco había que añadir una cebolla, e incluso alguién apuntó, que con leche....Con todos mis respetos,´hoy desde "Mi cocina" sí puedo decir que el blanco del caldo lo conseguimos con el hueso añejo, al que en otras zonas le llaman "hueso blanco o salado"...   Pueden ver mi puchero de hoy, no es leche, es el blanco caldo de un buen puchero malagueño.


Una vez que han visto como se prepara el puchero, recapaciten ¿a que cocinamos como Ayla? Seguimos cocinando con los mismos ingredientes, la misma receta de nuestros antepasados, quienes vivieron hace 30.000 años en la provincia de Málaga...ahi es "ná"....

¡¡ Disfruten de Málaga y de un buen fin de semana !!      

23 comentarios:

  1. Bueno por donde empiezo.. me ha gustado tanto todo que no se por donde. Me ha fascinado todos los conocimientos que demuestras sobre el paleolítico y todo lo que has leido sobre ello, realmente enriquecedor, no me extraña nada tu pasión.Es un tema interesantísimo.

    La sopa de picadillo para mi es no sólo un vicio sino una necesidad que tengo en cuanto llevo más de 15 dias sin hacerme una.
    Por supuesto que el blanco lo dá el hueso salao, no tienes más que ver el caldo gallego también hecho solo con huesos de cerdo y como es de blanco.
    Me hace gracia porque en Madrid al estar acostumbrados a la sopa del cocido madrileño no se le da valor a la blancura, puesto que ese plato tan nuestro lleva chorizo y logicamente se pierde al soltar el pimentón.
    Pero es curioso, que en Andalucia siempre me comentam tengo un caldito blanquito, blanquito, je, je el caso es que yo ya le he cogido el gusto y cuando lo hago en casa también lo digo.

    Vaya parafernalia que te he hechado pero es que has dado en el clavo con una de mis sopas de mis amores.

    Un beso grande y feliz finde preciosa..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Helena, por estar siempre ahi en "Mi cocina" y por tus cariñosos comentarios.....buen fin de semana.

      Eliminar
  2. La sopa de picadillo es de lo más rico que te puedes comer y con el frio...mmmmmm..de vicio!! Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Que hambre me ha entrado y tantos recuerdos. Cómo me gusta esta sopa que recuerdo cuando era pequeña la ponían en los restaurantes pero no en casa donde comíamos puchero con esos sabores tan diferentes y maravillosos.

    Me ha encantado la conexión entre la escritora y la provincia de Málaga. Una historia preciosa que te agradezco hayas compartido en tu blog.

    Buen fin de semana y muchos besos. Pepa

    ResponderEliminar
  4. Hayırlı akşamlar. Ellerinize, emeğinize sağlık. Çok leziz ve iştah açıcı olmuş.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  5. Una entrada preciosa y que decir de esta sopa? que es fantastica y su sabor nos trae recuerdos de otros tiempos y que no debemos olvidar como hacian las cosas nuestros antepasados, bicos

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo! Mi abuela hacía la mejor que he comido nunca! :)

    ResponderEliminar
  7. Opino como tú, es muy importante compartir las cosas con la persona que convives y yo también tengo esa suerte, que lo es. La sopa riquísima y de las sabrosas a más no poder.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Que recuerdos de mi niñez, en mi casa se hace de otra forma pero la tuya me la apunto también.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Una receta que no conocía así que me la apunto.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  10. Carmen no sé por dónde empezar a comentarte, lo de tus parientes es muy interesante, no imagino una sobremesa después de una comida con ellos sin largas e interesantes charlas sobre arqueología y cultura. Y la lista de lectura que ofreces es muy tentadora, habrá que añadir a mi lista alguno de ellos. Y eso que dices del puchero blanco, tienes toda la razón! es el hueso y no leche ni cebolla, es que hay mucho maestro liendres por ahí, je.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias....Carmen, mejor imaginate la charla dentro de la Cueva de Ardales...viendo las pinturas rupestres tal y como hacian nuestros antepasados....impresionante.
      Te aconsejo que si lees, sigas la saga desde el principio, aunque la media es de 600 págians cada libro...pero merece la pena.
      O si puedes algún día te pases por el Museo de Arqueología de Ardales que dirigen mis primos.....
      Gracias por el comentario y tu visita a "Mi cocina"...buen fin de semana.

      Eliminar
  11. No conocía la receta pero pienso hacerla, después de ver el plato y las opiniones de los demás...

    Un beso y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  12. yo eso tengo hoy una sopita buena de picadillo y como toque de mi casa un chorreoncito de vino fino que le dan un toque extraordinario eso si para quien le guste claro esta gracias ¡¡¡

    ResponderEliminar
  13. por cierto ¿ que puedo hacer para que la carne cuando la hago en salsa o con tomate me salga tierna??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, buenas tardes, siento no haber contestado antes...
      Ante todo depende del tipo de carne e incluso de la salsa que vayas a realizar...pero un buen "truco" es, primero freirla en aceite caliente procurando que se dore bien, posteriormente echarle vino dejar que evapore el alcohol y añadirle caldo (bien de puchero...o de carne, incluso de verdura) y dejarla cocer a fuego lento hasta reducir el caldo.
      No obstante, si en concreto quieres más información de alguna de las recetas o salsas que hayas visto en el blog, escríbeme y te amplio la receta con todo detenimiento.
      Muchisimas gracias por tu visita y dejar tu comentario....todo un bonito detalle.

      Eliminar
  14. Yo acabo de leer en un grupo en Facebook,que no les sale el puchero como a sus madres,por lo pronto,yo he contestado,por supuesto que el puchero hay que hacerlo sin prisas,yo aprovecho ese día para limpiar la casa a fondo,por que mi puchero es una gran olla con los "habios" como tú dices,y con un par de horas de cocción.
    Esa sopita revive un muerto,como dice mi madre.

    ResponderEliminar
  15. Que razón tienes que la blancura la da el hueso y no los inventos que lo único que hacen es cambiar el sabor del buen puchero. Eso sí, si lo compramos en la carnicería de un pueblo, seguro saldrá mejor que los avíos envasados que te venden el los super. Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Estupenda sopa de picadillo, con el caldo blanco del puchero malagueño, el que se hace a base de huesos, corteza y manteca añeja.
    La gente dice cada cosita que... He visto yo en un programa de Canal Cocina, un chef de los de postín, que aconsejó para el ajoblanco poner "las almendras a remojar el día antes en la leche" y digo yo: ¿Qué leche? - y perdón por lo malsonante de la frase - ¿Remojar las almendras?
    ¿Estamos tontos o qué? jajaja.
    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Si me sorprendió el blog solo por su perfil,ahora después de leer la introducción de las maravillosas recetas....
    no dejaré de ojear este blog y, no solo por las recetas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilia...."Mi cocina" es "Su cocina". Bienvenida.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...