miércoles, 28 de noviembre de 2012

LENTEJAS PARDINAS ESTOFADAS



El sabio refranero español nos dice: Eneros y febreros, lentejeros.  

Pero mi madre tenía su refranero particular, cuando no queríamos lentejas en los calurosos días de verano, nos decía éste otro refrán que siempre recordaré:  “Al calor: calor”…. Así que aquellos rotundos, contundentes y humeantes platos de potajes y pucheros se preparaban todo el año, hiciese frio o calor, era lo que había….buenas costumbres gastronómicas de antaño.

Y aunque estemos a finales de Noviembre y el frio se ha adelantado, con un bajón espectacular de temperatura, poco habitual en esta época del año, por cierto, para los malagueños, apetecen platos como el que hoy publico….   

Cuando por primera vez entré por estos caminos virtuales gastronómicos, utilicé para identificarme el pseudónimo “Carmen Rosa” en vez de mi verdadero nombre, para preservar en un principio mi intimidad personal, un hecho para mi bastante importante  adoptando dicho nombre en honor a mi abuela materna: Mª del Carmen Rosa, la base de “Mi cocina”, el origen de la gran mayoría de los platos, de las recetas que aquí publico.  

Ella cocinaba en un hornillo blanco, redondo, en el que introducía cisco y negro carbón que encendía con un hatillo de tela blanca mojada en aceite; con un rústico soplillo avivaba el fuego sentada en su silla de nea.  Justo encima del fogón, la roja cacerola se calentaba, en su interior bullía el potaje de lenteja, a fuego lento, muy lento…… en una cocina muy parecida a ÉSTA

“Mi cocina”, al igual que la suya, la verdadera Carmen Rosa, sigue y seguirá oliendo a lentejas.
Aunque tanto mi abuela como mi madre usaban la del tipo “rubia castellana”, la grande de coloración más bien verdosa, que se cultiva en Castilla La Mancha y la que solía usar yo en mis potajes, hasta que descubrí años ha la pardina, ésta lenteja de tamaño pequeño, marrón pardusco, propia de Castilla y León, más concretamente en la zona palentina de Tierra de Campos.

Las lentejas es originaria de Extremo Oriente.   Se han encontrado fósiles en Turquia e Israel del año 6.600 a.C.   Aunque existen estudios fidedignos de que fueron los egipcios quienes comenzaron el cultivo de tan rica leguminosa 9.000 años antes de nuestra era, siendo grandes consumidores los trabajadores que hicieron posible esas maravillas: las pirámides.    

La palabra “lenteja” deriva del latín “tentícula”, debido a la forma que tienen sus pequeñas semillas;  los estofados de lentejas eran consumidos por romanos y griegos.   
Sería interesante saber el paso a paso de aquellas ancestrales recetas….a falta de ello, les indico como las he preparado en ésta ocasión, añadiendo un buen compango asturiano (Chorizo, morcilla, lacón y tocino.) que le aportó ese aroma ligeramente ahumado que los caracteriza.

¿Cómo lo hice en ésta ocasión?

Asar una cabeza de ajos, al fuego…aunque ennegrezca quitándoles previamente todas las capas posibles y dejándola entera.    Enjuagar y reservar.
En una cacerola honda con abundante agua poner a cocer un tomate y un pimiento verde cortados por la mitad, media cebolla, la cabeza de ajos y un cucharón de aceite de oliva virgen extra  (uso malagueño, últimamente de Riogordo).
Llevar a ebullición y mantenerlo durante media hora a fuego lento.
Sacar un poco de caldo y junto con  el tomate, pimiento y cebolla y colocarlo en el vaso de la “minipimer”, triturándolo bien y volviéndolo a echar en la olla.
Añadir azafrán ( o como en éste caso colorante alimentario, un sobrecito de El Aeroplano).
Agregar el chorizo, la morcilla, el lacon y el tocino, más dos puñados de lentejas pardinas por comensal y dejar cocer a fuego lento aproximadamente otra media hora.
Salar al gusto.

Sencilla receta, fácil, rápida…..y realmente exquisita.
¡¡ Buen provecho !!  

9 comentarios:

  1. Que maravilla de plato, estos son los que me gustan y la pringaita ya de lujo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ummmmmmmmmmm que ricaaaaaaaaas no sabes como me gustan las lentejas en casa encuanto empieza hacer frio junto con la crema de calabaza no pueden faltar una vez por semana a la mesa.
    Te han quedado de lujo como ese flan tan rico de piñones y miel ,mira que hace dos años estuvimos de vacaciones cerquita pero solo hicimos una visita a Malaga nos quedo por conocer mucho a ver si volvemos otro año y vamos a conocer la sierra de las Nieves seguro que es una preciosidad.
    Que post mas precioso el que has exo recordando la infancia de tu padre ,antes de ir a Malaga a vivir aqui aun hay gente que se dedica al pastoreo cuidando cabras y ovejas se pasan los dias por el monte con los rebaños.
    Aqui tambien le llamamos cabrito o chivo a la cria ,tambien se comen asi con pocos meses no suelen pesar mas de 6 kg y estan de vicio,personalmente la paletilla y la pierna es lo que menos me gusta pero como no solo se pueden comer las costillas tambien hay que comerla jis..jis.
    Te ha quedado divina ,tomo nota pues aqui solo se asa con un majado de ajo y perejil con un poco de manteca de cerdo y el tomillo asi como el vino le tienen que ir de vicio.
    Como siempre las recetas y presentaciones son de 10 points.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  3. Las lentejas tan buenas siempre Carmen Rosa!!. Mi madre las hacía igual pero todo de una vez, y con lentejas de la Armuña (Salamanca) que por cierto son buenísimas.

    Mi abuela siempre le ponía un chorreón de vinagre (al gusto), me imagino que era típico en la época. Y lo mejor de todo es que para poder asimilar el hierro se necesita un medio ácido. Pues tan listas como siempre nuestras abuelas, sin estudios pero con sabiduría popular, quizás sin saberlo, sabían como mezclar sabores que medicinalmente eran buenos para la salud.

    Besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  4. Dame media barra de pan y verás como disfruto con estas lentejas. Es el típico plato de cuchara que no falta una vez por semana en casa, más sea verano, a mi me da igual. Nos encantan, son sanísimas y están requetebuenas. Como bien dices, una receta sencilla, ràpida y fácil de preparar, pero lo mas importante de todo, es que con ella se repite SI o SI de lo exquisita que esta.

    besines preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Yo las preparo,pero me gustan regular,disimulo y me como un cucharoncito,recuerdos?...pues a mi madre con un plato de lentejas y un trozo de cebolleta cruda,para acompañarlas,que por cierto una vez probé y está muy bueno....besitos
    me relaja mucho leerte.

    ResponderEliminar
  6. Que casualidad, mañana comeremos lentejas estofadas. Que delicia.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  7. Son las que más me gusta, las pardinas, están riquisimas y esas con todos los sacramentos pa meter la cuchara. Besos

    ResponderEliminar
  8. mmm me apetece con lo fro que esta pero estofado yo lo llamo cuando no tiene compango... muy ricas un besin

    ResponderEliminar
  9. Que riquisimas me acaban de quedar. Muchísimas gracias por la receta. Mua.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...