martes, 29 de enero de 2013

FRESONES CON NARANJA Y MIEL DE CAÑA



La fresa silvestre europea (fragaria vesca) se consume desde épocas prehistóricas, empezó a cultivarse en nuestro continente en el siglo XIV y hasta el siglo XVIII fue la fresa por antonomasia.     
Ya dejó constancia el insigne poeta romano, 70 años antes de nuestra, era autor de La Eneida, Las Bucólicas y las Geórgicas (qué trabajo nos costaba aprenderlos en el bachillerato) en una de sus poesías en el que advierte del peligro de ir a los bosques a recoger fresas, ya que entre la hierba se oculta la serpiente (latet anguis in hierba).


Fue tras el descubrimiento de América cuando llegó a Europa el “fresón” que es prioritariamente lo que consumimos hoy en día y que solemos denominar “fresas”; al parecer la planta nos llegó desde Chile, originariamente es de América del Norte y habrían sido las aves migratorias las que la introdujeron en el Sur del continente americano.


Una vez la planta en Europa, las dos especies la chilena y la norteamericana (de Virgina concretamente) acabaron por originar un “híbrido” conocido como fresa “ananás” (Fragaria ananassa), que es el fresón que llega hoy en días a nuestras mesas.


Andalucia y más concretamente Huelva, es la mayor productora de Europa de tan deliciosa y dulce fruta, donde las carreteras de la provincia se abren alrededor de sus cultivos y el fresón colorea los campos de un rojo brillante.    


Igualmente es Andalucia una de las mayores productoras de cítricos, concretamente  Málaga, donde poderosos ríos como el Fahala y el Guadalhorce dan vida a los valles, formados a ambos lados de sus orillas.    Entre los pequeños arroyos campos esplendorosos, frondosas y ancestrales huertas dedicadas al naranjo, a los limoneros y a las mandarinas que se enriquecen con sus aguas y los limos.   

Naranjas cachorreñas, navelates, dulces y chinas, naranjas washingtonas (“guachintonas”), naranjas del Valle del Guadalhorce.  

La temporada de los fresones onubenses dura desde finales de enero hasta finales de mayo, aunque se centra del 15 de marzo al 15 de abril y las naranjas malagueñas, las washintonas tienen su esplendor desde principios de febrero hasta mediados de abril.


Así que es época de éste riquísimo postre que me recuerda tantísimo a mi padre, él lo aderezaba con el licor dulce sin alcohol llamado Granadina yo he preferido endulzarlo con miel de caña malagueño.

¿Gustan?


Para hacerlo:


Lavar los fresones y cortarlos en rodajas.

Pelar las naranjas quitándoles la piel y el “pellejo” a los gajos, cortándolos en trocitos.

Exprimir las naranjas y echarlo en un bol, agregar miel de caña al gusto, remover.
Añadir los trozos de fresón y los trocitos de naranja.

Adornar con hierbabuena o menta. 





¡¡ Disfruten de Andalucia y de los productos de sus ricos huertos, campos y valles !!


Las naranjas.   Cuadro pintado por un gran pintor malagueño:  mi suegro.


14 comentarios:

  1. Sencillo, sano y delicioso. A mi también me gusta con granadina.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  2. Rica rica, aprovechando que ya están aqui los fresones y fresas...besos

    ResponderEliminar
  3. Contigo se aprende historia y cocina, todo un placer y disfrutar de estos fresones que me encantan

    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Que sabores tan fantásticos, naranja, fresas y miel de caña. mi madre nos las ponía y a mi me encantaba, no podía parar... Besitos y buena semana Pepa

    ResponderEliminar
  5. Una buena clase de historia gastronomica y unos fresones estupendos, asi con naranja están deliciosos.
    besos

    ResponderEliminar
  6. un que buena pinta tiene esto me quedo dando una vuelta +
    pasate por mi blog un saludo
    http://entrepucherosypruebas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Que bueno ese tazón de frutas!no se me hubiera ocurrido echarle miel de caña pero lo probare.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  8. sanisimo y con una pinta estupenda. me lo apunto.
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Que delicia, que colorido como apetece comer estas frutas, es genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. menuda lección me acabas de dar, no sabía poner el nombre de la variedad de la naranja que quería usar en una receta,jja,me ha hecho mucha gracia leer lo de guachintonas,por que yo decía....cómo digo lo de la naranja?,.....desde aquí huelo la hierbabuena......besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola Carmen, tiene una pinta que quita el hipo, habrá que probarlo y ya te contaremos como nos ha ido la cosa.

    Apetece y mucho, gracias por una receta tan buena.

    Saludos desde felicidadenlavida;
    Un abrazo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  12. Aqui también las dicen guachintonas y a otras que llaman "De rio" las dos clases son buenísimas, mucho mejores que las que yo encontraba en Madrid! Un postre de los míos, sano y sencillo..Pasa un dia maravilloso!! Besitos!

    ResponderEliminar
  13. Voy a tomar nota, que en casa nos encantan las fresas y siempre las tomamos con yogur.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...