jueves, 11 de abril de 2013

POTAJE DE ACELGAS CON GARBANZOS Y CHORIZO



Somos la esencia de un pasado orgulloso que se proyecta en el presente, somos el grito de muchas generaciones, de su historia, de sus costumbres e idiosincrasia, así somos en Andalucia, así me siento yo y así es Mi cocina.


Nuestra gastronomía es un fiel reflejo de nuestra propia historia, de una huella y herencia que perdura en el tiempo y  que pese al paso de los años, de los siglos y a influencias de otras culturas, aún se conserva en estado original, recetas que nos han acompañado durante siglos y que en gran medida, sin más pretensión que conservar aromas, sabores y combinaciones sigo publicándolas en mi blog, preparándolas, haciéndolas tal y como me enseñaron mis mayores.


Málaga, ciudad donde nací y donde vivo tiene una gran riqueza gastronómica, es una de las ciudades más antiguas de Europa, marcada por su situación, rodeada de ricas vegas, de sierras y montañas y a orillas de la mar.


Con 42.000 años de historia (aqui más información) fue fenicia, cartaginesa, romana, musulmana….Malaka la llamaron los fenicios, Mainake los griegos, ciudad confederada romana que se regía por un código especia, la Lex Flavia Malacitana, posteriormente dominada por los germanos sobre el año 400, por los visigodos, por árabes y bereberes, llegando a ser un reino independiente: La Taifa Málaqui en el Al-Ándalus de 1026; 250 años después la ciudad pasó a formar parte del Reino Nazarí de Granada hasta ser conquistada y repoblada por los Reyes Católicos en Agosto de 1487.

No podemos negar que existe un patrimonio árabe, un patrimonio cuya más genuina expresión está contenida en nuestra cultura, en nuestra forma incluso de vivir, en la gastronomía y por supuesto en el habla.  


En nuestra garganta aún resuenan el eco de las palabras de nuestros antiguos pobladores, pero no sólo los musulmanes impusieron el árabe como lengua de una cultura muy avanzada, sino que introdujeron palabras del latín y del griego, del persa y del indio.

La huella de Al-Andalus, más de un milenio en nuestras tierras, persiste aún hoy en día en todo el territorio nacional; técnicas, objetos, productos y situaciones que desconocían en la Edad Media en el resto de España, que no podían ser traducidas, fueron asimiladas directamente.


La lista de los términos de origen árabe podría extenderse, según he podido leer, a más de cuatro mil vocablos, como por ejemplo en la agricultura, que regaban con agua de las aljibes y albercas conducidas a través de las acequias….los albaricoques, las alcachofas, algarrobas, naranjas, limónes, acelgas….


Cualquiera sabe que la acelga es una planta hortense, cuyas hojas son grandes, anchas, gruesas, lisas, jugosas y acanaladas. Hay de varias especies, que se distinguen por su color más o menos verde.


La palabra acelga tiene su origen en el árabe “as-silga”…..una planta que degustaban los griegos, los romanos, los árabes y los españoles de la antigüedad.   

Acelgas que hoy en día podemos disfrutar cultivadas en el rico Valle del Guadalhorce malagueño.



Una forma de preparar ésta verdura es incorporándola en éste riquisimo potaje (AQUI LA RECETA), a fuego lento, a la antigua usanza es ésta, receta que ya publiqué en el año 2010. 



Pero hoy les propongo ésta otra versión que como podrán apreciar puede ser un plato totalmente vegetariano, no añadiéndole nada de carne ni derivados, aunque admite por ejemplo trozos de bacalao (desalado previamente), o si gustan unos buenos trozos de chorizo, como yo he puesto en ésta ocasión, o de morcilla.     Eso sí con un buen vino de la tierra,  disfrutándolo bien en días frios, ventosos o lluviosos; o por qué no un buen día de sol.   Como bien decía mi madre: Al calor, calor.  


¿Cómo lo hice?


Poner los garbanzos en remojo en agua con un puñado de sal la noche anterior.

En una cacerola con agua echar los garbanzos, añadiendo una cucharadita de colorante alimentario (he usado como hacia mi madre un sobre de la marca Aeroplano)  y llevarlos a ebullición, espumerear si fuese necesario.

Mientras en una sartén echar medio vaso de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño, suelo usar de la Alta Axarquia malagueña) y freir un trozo de pan, cuando esté dorado sacarlo y reservarlo.

En el mismo aceite sofreir media cebolla blanca (dulce) y dos o tres dientes de ajos picaditos, antes de que se dore echar un tomate (sin piel) finamente picado y dejarlo freir unos minutos.

Una vez listo el sofrito apartarlo del fuego y agregar una cucharada de pimentón (pimiento molido dulce).

Echar el sofrito junto con el pan en el mortero y machacar todos los ingredientes, agregándolos posteriormente a la cacerola.

Cortar en trozos las acelgas, las pencas y parte de las hojas, una vez bien enjuagadas incorporarlas a la cazuela junto con una patata cortada en cascos y un puñadito de arroz (la cantidad al gusto). 
En éste momento añadir el chorizo fresco cortado en rodajas. Salar el potaje.

Dejar cocer hasta que las verduras estén en su punto, cuidando que el arroz no se pase.

Apartarlo del fuego y dejar reposar unos minutos antes de servir.

Nota.-  
Las hojas no desecharlas, bien para preparar un revuelto o unas tortillitas (la receta la subiré en unos dias a Mi cocina virtual)


Todo lo que se recuerde o transmitieron, no lo perdamos, es nuestro.

17 comentarios:

  1. Que platazo has preparado hoy, me encanta como se ve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Di que si Toñi, hay que comer de cuchara aunque ya este entrando los calores, y estos potages salen divinos siempre.
    Me alegra que te gusten las tortas, para eso estamos en este mundo tan bonito, para compartir, a mi marido tambien le gustan mucho, por eso me hizo tanta ilusion descubrirlas, un besito

    ResponderEliminar
  3. Hija mía, visitarte es leer una preciosa historia acompañada de su receta y de un trocito de cultura. Un placer el plato y la lectura.

    besazos

    ResponderEliminar
  4. Esta bueno de las dos maneras, con viandas y sin ellas... Es uno de esos platos que no deben faltar ningún invierno en casa. No te canses de re-editarlo las veces que haga falta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. It looks so flavorful and delicious.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo digo lo de tu madre, a mi no me importa en verano y mira que por aqui abajo lo sufrimos, pero ya no es como antes que de lo unico que se disponia era del abanico, ahora hay casas en las que entras en agosto y te crees que te has confundico y has terminado en el polo norte, asi que porque tenemos que prescindir de estos platos de toda la visa.?? Para mi este que has hecho uno de mis preferidos de lejos, riquisimo, me encantan las acelgas, y luego dicen que son aburridas!!!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy buena introducción y muy buen potaje, ahora que el tiempo aun refresca es buen tiempo para este potaje

    ResponderEliminar
  8. Me encanta este plato Carmen mi madre lo preparaba y lo sigue preparando, y espero que muchos años más, me encanta el cuchareo y en nuestra tierra tenemos platos de cuchara riquísimos, besitos

    ResponderEliminar
  9. Pues me encanta este tipo de recetas, los potajes me entran hasta en verano. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Qué rico este potaje, simplemente con un trozo de chorizo o como bien dices, con bacalao o como a una le apetezca y es un plato que tendría que ser de alta gastronomía por ser ya un clásico en las cocinas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vaya frescura de acelgas..asi cualquiera guapa ja, ja, una maravilla de potaje reconfortante y muy sano, lo hago muy parecido sólo que también incorporo las hojas aunque siendo el manojo tan grande te puedes permitir el lujo de guardarlas para otra elaboración, por cierto siempre me ha gustado conocer la procedencia de las palabras, será por eso que mi hijo el mayor me hizo muy feliz cuando decidio estudiar filología hispánica!! Feliz finde!! y muchos besitos!!

    ResponderEliminar
  12. He aquí un plato consistente y exquisito. Acompañado de un texto como siempre enriquecedor. Sólo me falta meter la cuchara....

    ResponderEliminar
  13. de los platos de toda la vida, de los que a mi me gustan... me encanta tu blog, me tienes enganchada jajaja... pasate por mi rinconcito de cocina, que tengo algo para ti... besos

    http://enlacocinaconespe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe, muchas gracias por el premio. Me alaga muchísimo que te guste mi blog y mi cocina tanto como para premiarla, espero que comprendas mi decisión de no continuar la cadena que ello supone, primero porque no puedo nombrar solo unos pocos, considero que tiene muchisimo mérito publicar un blog de cocina y todos, absolutamente todos se lo merecen, pero principalmente porque no dispongo de tiempo suficiente para cumplir con las obligaciones que se asocian al mismo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me encanta este potaje con acelgas, me encantan tus entradas y...aquí me quedo de seguidora...no te perderé de vista.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Ayyyyyy como se nota que somos paisanas!!
    Esta fue mi comida de ayer, y si te digo la verdad, de todos los platos de legumbres es el que me gusta más.. es rico, fácil, sano, económico y que delicioso está!!!
    Yo uso también algunas hojas y el resto las preparo en ricas tortillitas (como me enseñó mi madre)
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  16. Hola Toñi buenas noches aunque todavía haga calor , empiezan a apetecer los platos de cuchara por lo menos a mi, y sientan de maravilla.
    Te ha quedado un platito bien completo y rico, no le falta de na.
    un beso preciosa

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...