jueves, 18 de abril de 2013

REVUELTO DE ESPINACAS CON LANGOSTINOS, CHAMPIÑONES Y GULAS



Cuando de pequeña saltaba a la comba o botando aquella añorada y estupenda pelota rugosa de llamativos colores, solía canturrear al mismo tiempo, al unísono de la cuerda o del golpear de la pelota en la pared o en el suelo: “Popeye el marinerito, pí, le gusta tocar el pito, pí, y yo que lo sé tocar, pí, no me lo quiere prestar, pí….”, viendo inclusive los dibujos animados de Popeye, aún no pensaba en la gastronomía.     

Sólo me sorprendía como le gustaban y necesitaba comer espinadas ¿lo recuerdan?


Era aquel extraño personaje, bajo, calvo, feo y de mal carácter, aquel marinero tatuado, con una peculiar forma de hablar, siempre con la pipa de caña de maiz en la boca, con su ojo izquierdo bien abierto y tuerto del derecho (nunca se supo cómo lo perdió); quizás en una de sus muchas aventuras a lo largo y ancho del mundo, enfrentándose a diversos enemigos o defendiendo a su amada Olivia, sobre todo del acoso de Brutus.


Enamorado de Olivia, defendiéndola del acosador Brutus o con su bebé adoptado que recibió por correo, a quién llamó Cocoliso y siempre, siempre con su lata de espinacas que le proporcionaba una fuerza sobrenatural.   


Popeye “nació” en 1929 y animó a comer espinacas; la referencia a las espinacas presente en sus historias, provenía de un estudio publicado, que debido a un error de cálculo o de imprenta al publicar el correspondiente estudio, que aseguraba que éstas presentaban un alto contenido en hierro mayor del aporte de otras verduras u hortalizas, de las que realmente tienne y datos que se rectificó científicamente hablando en años posteriores.   Pero Popeye, siguió a pesar de ello recibiendo ésa fuerza especial de tan riquísimas hortalizas enlatadas y deleitándonos con sus aventuras.


Porque las espinacas no son verduras, desde el punto de vista botánico, son hortalizas ¿lo sabían?


Se desconoce el origen silvestre de la espinaca, según he podido averiguar se tiene constancia que los primeros cultivos se realizaron en la zona del Cáucaso y parte de la antigua Persia.  Llegaron a Europa gracias una vez más a las invasiones árabes; éstos la introdujeron en la dieta medieval de la Peninsula Ibérica.


En Mi cocina es todo un clásico, aunque siempre las suelo utilizar para preparar mis clásicos revueltos a los que personalmente soy una apasionada; aunque de vez en cuando la introduzco en sopas o para preparar un rico flan o pastel, como prefieran llamarlo (la receta PINCHANDO en éste enlace)
 

Refritas, en un buen “revuelto” con varios ingredientes donde no me puede faltar los langostinos, es como más me gustan.


¿Cómo lo hago?

Lavar las espinacas para eliminar posibles restos de tierra y cortar el tallo dejando sólo la hoja.
En una cacerola echar abundante agua, salándola ligeramente y una vez esté en ebullición añadir las espinacas.  Cuando vuelva a hervir dejar cocer medio minuto.
Echarlas en un colador y enjuagarlas con agua fría, bien bajo el grifo o sumergiéndolas en un recipiente con agua fría y hielo.

Escurrirlas bien, estrujando si es necesario con la mano eliminando el resto de agua. Reservarlas. 

Pelar los langostinos, picar dos o tres dientes de ajo y trocear los champiñones (en cuatro trozos cada uno).

En una sartén echar un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra (ya saben mi consejo, que prueben los aceites malagueños; actualmente uso de la Alta Axarquia de Málaga).

Pochar los ajitos al mismo tiempo que los langostinos y los champiñones, dándoles unas vueltas hasta que tomen color.

Agregar las espinacas e ir removiendo dejándolas sofreír junto con el resto de los ingredientes.  Salar al gusto.

Añadir un huevo revuelto (echarles un pelín de sal), remover, añadir las gulas y dejar cuajar a fuego lento.

Servir y consumir caliente, acompañando el revuelto con pan tostado.


¡¡ Buen provecho !!

10 comentarios:

  1. QUE REVUELTO MAS RICOOOOOOOOO!!!!.BSSS

    ResponderEliminar
  2. Esto es un revuelto completo, de lujo

    ResponderEliminar
  3. Asi no las hice nunca y por lo que se ve deben estar riqisisimas, normalmente las pongo con garbanzos o en quiches, ya tengo otra forma mas de hacerlas, besos

    ResponderEliminar
  4. Esto si que es un buen revuelto en toda regla, ya me lo cenaba hoy yo!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Un revuelto que te quedo de escandalo!! lo veo y se me ponen los dientes largos...besitos

    ResponderEliminar
  6. Como me gustan los revueltos, y este te ha quedado redondo

    hoy he cenado de un revuelto de champiñones, espárragos y alcachofas jeje

    Voy a probar este que es superior

    ResponderEliminar
  7. Carmen qué de información! Nunca está de más que al guíen nos refresque la memoria. Tuerto? Yo creía q Tena un ojo cerrado jajajaja q bueno!! A mi las espinacas no me llaman se las hago a mi chico. Buena pinta tienen eso si!!

    ResponderEliminar
  8. Que rico revuelto!! Me encantan!!

    ResponderEliminar
  9. Eres única !!como me he acordado de popeye mencionado y contado por mi a mis nietos hace unos dias, esta semana santa pasada, cuando se comieron una lasaña hecha con espinacas y pollo que les gusto mucho, ya los podrían volver a reeditar para disfrute nuestro y de los chavales.
    Este revuelto es delicioso con ese sabor a mar.. últimamente le estoy cogiendo el gusto a comerlas también crudas en ensaladas, en fín que las espinacas son una gran fuente de energia..si es que, ni Popeye ni tu, teneis un pelo de tontas.. jijijij. Feliz Finde!!

    ResponderEliminar
  10. Un revuelto muy completo, de los que me gustan. Ha sido divertido recordar a Popeye, hasta en las portadas de libretas salía, siempre con su lata de espinacas.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...