viernes, 16 de agosto de 2013

JIBIAS, CHOPOS, SEPIA, CHOCOS, CHOPITOS....(SURTIDO DE RECETAS)



Mi cocina virtual, aún anda a medio gas, continúo con jornadas de descanso virtual y personal, pero una vez más, quiero adentrarme en éste camino para compartir y difundir recetas y maravillas malagueñas con quienes continúan visitando mi blog a pesar de "mis vacaciones estivales".
 
Caía el atardecer lentamente, el sol con timidez se escondía tras el negro roqueo de la pequeña cala llena de piedras redondeadas por el ir y venir de las olas. 

El mar en calma se unía en el horizonte con el cielo formando un todo, una visión única de un maravilloso escenario de color gris celeste, roto el silencio por el cálido sonido del suave compás de las pequeñas olas acariciando las piedras del rebalaje y el revoleteo de las pequeñas aves migratorias que marisquean entre las rocas buscando pequeños moluscos entre las algas que han quedado varadas entre las piedras de la pequeña bahía.

A mi lado, siempre mi marido, su dulce mirada me invita a mirar al mar mientras prepara las aletas, el tubo y las gafas de buceo.

Nos adentramos en las cálidas y serenas aguas, en un santiamén nos encontramos casi sin darnos cuenta a unos sesenta metros de la orilla, volando, flotando, disfrutando de otra dimensión, el increíble mundo submarino de la costa malagueña.  

Mi buena amiga y bloguera Helena suele decir que la vida hay que disfrutarla y que está llena de pequeños-grandes momentos y éste que os cuento, para mí fue un momento único y casi irrepetible, poder ver, apreciar a la naturaleza en toda su plenitud y belleza, quizás por ello deseo compartirlo con quienes siguen Mi cocina.

Los protagonistas: un animal realmente fantástico, la jibia.
 
Os cuento:

Sentir la mar en mi piel, el agua deslizándose por mi cuerpo, notando sus cambios de temperatura, de pronto fría y al momento la entrada de una corriente, una termoclina caliente que te anima a continuar buceando; mientras observas los fondos llenos de bosques de algas,  erizos y anémonas bailando al son de las corrientes.    Entre ellas en la arena, pequeños grupos de salmonetes levantando la arena buscando pequeños crustáceos, a su alrededor sargos, herreras y salemas de todos los tamaños picoteando entre las algas adheridas en las rocas y en los fondos marinos.

Al fondo, me llama la atención un gran banco de boquerones, llego hasta ellos y se me acercan observándome con curiosidad, me rodean, casi los toco, puedo decir que interactúo con el plateado grupo hasta que salen huyendo despavoridos ante el ataque de unos hermosísimos jureles que veo pasar a gran velocidad atacando a los espantados boquerones.

Me alejo aún más de la costa y contemplo, junto a una “montaña” rocosa cubierta de hermosos mejillones, unas manchas negras, como humo, se mantiene a media agua, miro con detenimiento hacia el fondo y distingo una hermosa y preciosa jibia, moviendo sus aletas como si se tratase de un luminoso traje de volantes andaluz, con arte y elegancia va cambiando de color.

Aviso a mi marido con un movimiento de mi mano sobre el agua, signo inequívoco entre nosotros para comunicarnos, con ello le digo: “jibia”; mientras llega hasta mi, sigo mirando y ante mi sorpresa, no hay una, hay dos….pero qué maravilla, no son dos, son cuatro; cuatro increíbles sepias, cambian de color, se mueven, luchan sin fiereza entre ellas, las dos más grandes muestran su fuerza y tesón, una más pequeña solo mira, la cuarta se mantiene quieta en el fondo arenoso…..

hasta que la más grande, con suavidad, la protege, la acaricia y galantea


colocándose delante mantienen una posición frontal durante un corto espacio de tiempo, están apareándose, mientras las otras dos nadan a una distancia prudencia.


Tuvimos la suerte de poder vivir un espectáculo increíble, maravilloso, que nos regaló la madre naturaleza y que tengo la fortuna, gracias a mi marido que me inculcó la pasión por el buceo, de poder disfrutar; una media hora fantástica, digna de los mejores reportajes del añorado profesor, biólogo-oceanógrafo, Jacques Cousteau.

Y es que la costa malagueña, es única, es realmente maravillosa no sólo por sus playas y su sol, no hay que olvidar sus fondos marinos, no me lo pueden negar.  

Para quienes no bucean y no pueden observar la increible vida marina a unos poquísimos metros de la orilla, en ESTE ENLACE pueden "bucear" y ver las fotos realizadas por un magnífico fotografo submaniro, nuestro gran amigo e instructor de buceo es su autor, que por cierto nos sorprende con sus fotos de la vida animal de nuestra provincia en otro de sus blogs de fotografias ( pinchar aqui).
Aunque las fotos de las jibias que no tienen impreso su nombre las he “tomado” prestada de la red, no pudiendo saber su autor (si la reconocen, agradezco me indiquen quien las hizo y pondré igualmente el enlace).        

Lo ideal, no es ver fotos, es poder observar la vida marina en su medio natural, en la mar, comprobar los cambios de color y dibujo de la piel, que por cierto cumplen una función muy importante durante la época de reproducción; éstas se reproducen en primavera y verano y durante esta época los machos adquieren la llamada coloración de galanteo, que consiste en rayas como las de una cebra, y siguen a las hembras a todas partes.    Así pude disfrutar de ella en éstos días, no uno varios días....ya que cada tarde, he vuelto, las he buscado y las he encontrado y me he maravillado con ellas.


Pero no crean que solo disfruto de las jibias en la mar, también en Mi cocina….a continuación les recuerdo unas cuantas recetas:

 

O la que más gusta en Mi cocina, siguiendo fielmente los pasos de mi madre, jibia en salsa con chicharos, una verdadera delicia AQUI la receta.


O en moraga, como a mi me gusta llamar a ésta receta, también denominada a la moruna ((pinchen aqui para ver la receta)


O aprovechar patas, aletas, etc...para hacer unas ricas albóndigas ((lean aqui como las preparo)

O con una salsita un tanto más sofisticada ((lean aqui la receta)


O hechas con una salsita de almendras, la receta más malagueña ((AQUI tienen la receta)


 ¿Y un arroz negro, con su propia tinta? (la receta aqui)


A la plancha, bien hermosa, una delicia...(así la hice, pinchen aqui)





Fideos a banda, con su tinta....riquisimo (aqui la receta)






Si quieren seguir disfrutando de más recetas preparadas con tan bello, hermoso y noble animal, no tienen más que poner la palabra “jibia” o “sepia” en el buscador de recetas…..

Mientras, les deseo un buen fin de semana, feliz verano y que disfruten si es posible de Málaga, de su  sol, de sus paisajes, de su gastronomía……

17 comentarios:

  1. Metes ganas de ponerse las aletas, las gafas de buceo y hala.....de cabeza al aguina !!. Mi hija ha hecho submarinismo este año y dice que es una auténtica pasada. La experiencia le ha encantado.
    Tanto como a mi todas las recetas que nos dejas en la entrada de hoy, guapetona.

    besines

    ResponderEliminar
  2. si te digo la verdad no se con cual de todas quedarnos!!!! esta riquisimo!!! yo me voy a la playa este finde y hare snorkel, a ver que veo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Que surtido de recetas con frutos maravillosos del mar. De lo mas sabrosos. Por cierto, hace unos meses en una visita al puerto nos toco ver como unos chicos pescaban un jibia, hay que ver lo feas que son y luego lo ricas que saben.....y lo enfadadas que se ponen jajaj
    Buen finde

    ResponderEliminar
  4. Pero que surtido tan exquisito nos has preparado, no se con cual de ellos quedarme. Aunque las albóndigas me pierden y con arrocito para chuparse los dedos.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  5. Me estás haciendo copiar y pegar pegar todas las recetas, porque pienso hacerlas.
    Como siempre tu entrada es estupenda.
    Felices vacaciones.
    Jorge.

    ResponderEliminar
  6. No sé si me gustan más el conjunto de maravillosas recetas o la introducción que nos regalas en esta entrada.....

    ResponderEliminar
  7. Menudo surtido, no se cual me gustaría más, creo que todas son tan perfectas como lo que sientes buceando. Un besito

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con todas las recetas!! me encanta el pescado!!

    ResponderEliminar
  9. MENCANTA TU BLOG....es uno de los mejores que he visto ( y he visto muuuuchossss)
    esa mezcla de cultura, recetas, simpatía, me gusta muchísimo. A la vez aprendo una receta nueva, amplio conocimiento. Muchas gracias por compartir tus recetas junto con tu cultura. BESOS DESDE MARBELLA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Cristina por sus amables palabras.....Mi cocina, ya es "Su cocina".

      Eliminar
  10. Carmen Rosa: He estado de viaje con tu experiencia marina. ¡Qué suerte poder ver tantas especies juntas!. Me ha encantado tu experiencia, y luego a la cazuela. ja, ja, ja!!

    Besitos Pepa.

    Me tienes que indicar qué playas son éstas para que alguna vez vaya a bucear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias Pepa, bien cerquita de la capital malagueña, las calitas de Benalmadena, pasado el Hotel Torrequebrada. Donde veas un roqueo, ahí hay vida submarina, a pesar de la "presión" del ladrillo....
      Un beso.

      Eliminar
  11. Que preciosas fotos, me has enseñado mucho con ellas y tu narración, me gusta mucho la jibia, aquí la llamamos sepia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Estuve en el fondo del mar, vi las jibias y como se apareaban. Después te miré a ti y te vi tu cara de felicidad porque ese momento no está pagado con nada..precioso artículo rodeado de maravillosas recetas pero, para mi , el detalle de acordarte de mi ya es mi alegria y mi momento feliz del dia.
    Pues eso que te quiero!!

    ResponderEliminar
  13. Mas completo imposible Toñi, la narracion las recetas, todo, preciosa entrada, besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...