miércoles, 22 de enero de 2014

BIZCOCHO CUBIERTO DE CHOCOLATE CON AROMA DE VAINILLA



Que sí, que sí… lo reconozco, que soy “mú pesá” como me diría mi hijo o como me diría quizás uno de los mejores humoristas españoles, José Mota : “Eres mú cansina”

Sé que igual me pongo muy reiterativa hablando en gran medida de “mis” historias y memorias en el blog, muchas de ellas relacionadas con mi niñez, un blog que en definitiva sólo tendría que ser sobre la cocina, ya sean recetas, ingredientes y cosas así…pero sabrán que Mi cocina, con el paso de los años se ha ido convirtiendo casi sin darme cuenta, como dice la canción en mi baúl de los recuerdos, los cuales van inexorablemente unidos al fin de ésta cocina virtual.

Procuro hacer propósito de enmienda y me digo, voy a ir directamente al grano como al principio, foto y como hago la receta en cuestión…..pero termino siempre igual, con una retahíla extensa para dar pie e introducir los pasos a seguir; así que como diría con tanto arte uno de los muchos personales de José Mota: "Hoy no, Mañaaaanaaa".

Y es que con éste delicioso bizcocho impregnado con una generosísima capa de chocolate, sin duda nos traslada a aquella época ( me refiero a finales de los 50, principios de los 60), cuando mi generación jugábamos en la calle, conviviendo con los amigos a la hora de la merienda.

¿Se acuerdan Vds., de aquella canción que canturreábamos con el juego de las pelotas?: pan, chocolate, chocolate y pan…yo tengo un carro y una carreta y un par de mulas campanilleras; las campanillas son de oro y plata….

Hablando de pelotas, ¿han pensado lo socorridas que han sido para los juegos de los niños? Se acuerdan de…. Tres cafés, sin mover, sin reír, sin hablar, con un pie, con el otro, con una mano, con la otra, de puntillas, de talones, mis aviones, que tiran bombas por los balcones…

Son tantas, tantas las canciones de nuestros juegos infantiles, que sería esta entrada interminable: Quisiera ser tan alta, Mambrú se fue a la guerra, Tengo una muñeca vestida de azúl, Yo soy la viudita del Conde Laurel, Pués cojo éste ramo.., Pase misí pase misá… Antón pirulero……

Canciones que acompañaban cada momento, cada día…juegos con nuestras muñecas, con la pelota, los patines, el diabólo, saltar a la comba, el “siriguiso” y un largo etc., Nos distraíamos con una simple canción y dando golpes en el suelo ¿recuerdan?

“Como planta usted las flores a la moda, a la moda; como planta usted las flores a la moda de Paris; yo la planto con las manos a la moda, a la moda, yo la planto con las manos a la moda de Paris, que la planto con el pie…con el codo, con la rodilla….

Incluso esos frios días de invierno en los que la lluvia o el viento no nos permitía salir de casa, jugar a los recortables, a los cromos pegando palmadas en el suelo (placas que aún conservo intactas después de más de 50 años) e incluso a uno de mis juegos preferidos: a las comiditas y a las cocinitas, dejando volar la imaginación realizando todo tipo de “mejunjes”, sin dejar “ni mijita” del bocadillo preparado por nuestras madres.

Qué ricos aquellos bocadillos de las meriendas de antaño, cuando un trozo de pan con aceite y azúcar, pan con manteca hecha por nuestras madres, e incluso untado con la “pringá” del puchero engullíamos sin rechistar; aunque mi preferido era el pan con chocolate o mejor aún chocolate con pan….  

Y es que Jose Mota tiene razón……"Dame hueco, dame hueco; que habiendo hueco, yaa yooo yaa... Donde hay hueco, hay alegría." 

Y la alegría no debe faltarnos en nuestras vidas, incluso viajando con la imaginación y con el paladar a nuestra niñez....  



Por ello, les animo a probar éste delicioso bizcocho de vainilla con chocolate y trasladaros a la niñez…no les pesará una deliciosa merienda, dejénse llevar por “el annnnnsssiiiaaa viva” que “no pasa ná”  (frases del humorista).



¿Cómo lo hice?

170 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente), 140 gramos de azúcar blanca, 3 huevos, 140 gramos de harina con levadura (suelo usar de la marca Harimsa), un sobre de cada de “gasificante” (he usado de la marca Hacendado), dos cucharadas pequeñas de esencia de vainilla.

Los pasos a seguir:

Precalentar el horno a 180º C.

Untar el molde con mantequilla derretida y reservar.

Mientras en un cuenco echar la mantequilla junto con el azúcar y batir hasta que la mezcla blanquee y esté cremosa.

Echar los huevos, uno a uno, sin dejar de batir.

Tamizar (lo hago con un colador) la harina a la que se le ha incorporado los dos sobres de gasificante y remover todo el conjunto hasta que esté bien mezclado.

Añadir la vainilla y remover bien.

Verter la mezcla en el molde (he usado uno redondo con un hueco en el centro) y hornear durante 20 o 25 minutos.

Mientras preparar la cobertura de chocolate:

Ingredientes: 200 grms. de mantequilla cortada en trozos y una tableta de chocolate negro (70% cacao), añadir un poco de esencia de vainilla (aumenta el sabor del cacao).

Los pasos a seguir:

En un bol de cristal echar la mantequilla, la vainilla, junto con el chocolate y colocarlo dentro de un recipiente con agua (al baño Maria).
Llevar el agua a ebullición e ir removiendo con una varilla el chocolate y la mantequilla hasta que se derrita.
Dejar enfriar y meterla en el frigorífico unos quince o veinte minutos.

Una vez frio el bizcocho desmoldarlo e ir echando el chocolate en el centro, dejando que resbale por los laterales.  Ir untándolo ayudándose con una espátula.

Colocar el bizcocho sobre un papel vegetal para que recoja el chocolate que pudiera escurrir.

Consejo: Si se queda la cobertura de chocolate dura, se puede introducir en el microondas unos segundos hasta obtener la consistencia deseada.

Cierren los ojos, aspiren el delicioso aroma del chocolate, degusten éste rico bizcocho y dejen volar la imaginación....volvamos a nuestra niñez.


14 comentarios:

  1. Qué soplo de infancia invadió mi ordenador, el olor a chocolate ya bizcocho me sedujo y me hizo sonreir ,mientras ,mi cabeza regresaba a mi niñez

    ResponderEliminar
  2. No sé se seras cansina o no, pero a mi me gustan tus historias así como tus recetas ,me hacen soñar y me llenan la boca de buen sabor.

    ResponderEliminar
  3. Quien pillara un bocado, que bueno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. jajajja. Algunas de las cancioncillas que mencionas, no me suenan de nada, y es que mi infancia transcurrió en otras provincias, pero sí la de "como planta usted las flores, a la moda, a la moda....jajajaj"
    Qué recuerdos infantiles. El pan con chocolate, ummmm,
    Aunque no escriba a menudo, sabes que leerte es un puro placer. Por mí, no dejes de hacerlo. Nos introduce en la receta de una manera lógica y hace que nuestro plato, tu plato, sea también más familiar. Además, hija mía, siempre das enn el clavo, siempre tienes un recuerdo, una historia que le va como anillo al dedo al plato. Si no lo hicieras, no serías tú, no sería tu cocina. Y a mí me gusta a´si. ¡Por favor, no cambies!
    La receta, pues a ver, qué te voy a contar, que en una tarde como ésta, tan lluviosa, nada mejor que un trocito.

    ResponderEliminar
  5. Todo lo que cuentas nos agrada leerlo y tu receta de bizcocho requetecubierto de chocolate ¡no veas! Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tiene un pinta exquisita ese bizcocho, pero ya si es acompañado de esa cantidad de recuerdos.... no hay nada igual.Enhorabuena.
    Me quedo por aquí , seguro que aprendo mucho.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Uy qué rico ehh con esa cobertura de chocolate guapa!!! me cojo un cachitín.

    besazos

    ResponderEliminar
  8. uiss que me las sé todas las canciones!! jajajajaja.
    Dame un trozo de ese bizcocho tan untado en chocolate, que tengo ansia vivaaaaa de chocolate!!

    ResponderEliminar
  9. Mira tú escribe lo que quieras, que te leo mientras me como un trozo de la tarta.
    Está riquísima!..
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Yo que soy chocolatera por los cuatro costados este bizcocho me sentaria a las mil maravilllas !! hay que ver que bonito....Besss

    ResponderEliminar
  11. Por qué nuestros hijos nos dicen siempre que somos pesadas? Ellos han vivido otros tiempos con gran abundancia de todo, pero esas épocas de la niñez aunque no hubieran tantas cosas materiales fueron tiempos felices y siempre los recordamos, a mi me encanta leerte, cerrar los ojos y casi ver lo que cuentas.
    El bizcocho con el chocolate es una fiesta!
    No te preocupes por la falta de tiempo, hay que hacerse cargo de que el día es limitado y disfrutar al másimo de lo que hacemos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Que ricoooo, con bien de chocolate, en casa gustan mucho los bizcochos, así que el próximo lo cubro de choco! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  13. Maeeeeeeee del amor hermoso Carmen me voy a tener que ir pipitandoooooooooo porque no sabes como me has puesto los dientes de largos, seguro esta para rexuparse los dedicos.
    Como siempre un post receta y presentacion de 10 points , que wapa estas en la foto con pluto .
    Bicos mil y feliz finde wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja por dios todavía estoy cantando, me las sé casi todas Toñi!!! que pena que los niños no jueguen ya en la calle, y los cromos!!! aún los tengo en mi lata, como oro en paño los tengo guardados, de vez en cuando, los saco y los miro y se me caen cada lagrimas como garbanzos, porque en esos días de lluvia yo jugaba con mi madre y eso no se me borra de la cabeza, en fín, el bizcocho una maravilla, aunque mi madre nos lo preparaba de limón y por más que comía no perdonaba mi onza de chocolate negro con pan en la merienda. Gracias por los recuerdos Toñi, aunque algunos tristes para mi, son maravillosos y lo malo sería no tenerlos. Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...