miércoles, 26 de febrero de 2014

ROSA DE MALAGA HECHAS PURÉ CON MIEL DE CAÑA DE LA AXARQUIA



Fue uno de los primeros productos llegados a España, traída por Cristóbal Colón desde el Continente americano, concretamente en el año 1.493, de origen taíno, desde Haití se aclimató a las mil maravillas en Málaga, especialmente en la Axarquia malagueña, sobre todo en Velez Málaga, donde hoy en día se produce una de las variedades más apreciadas, la batata, la llamada “rosa de Málaga” o “Patata de Málaga”…

Abundan las referencias de tan delicioso tubérculo en el Siglo de Oro, desde Cervantes o Quevedo a Lope, cuando escribían o hablaban de 'patata', se refieren a las batatas, incluso en el caso de Santa Teresa de Jesús y las famosas patatas que le enviaron desde Sevilla, debe entenderse que lo hacía de esa 'patata de Málaga', o sea, de la batata.  .

La verdadera patata, la “papa” como la llamamos los malagueños, al igual que la denominaban los indígenas del Nuevo Mundo, como hoy la llaman en toda la América hispanohablante, en Canarias y también en gran parte de Andalucía, no llegaría a Europa hasta bien entrado el siglo XVI y su consumo humano no se generalizó hasta finales del XVIII.

Sólo dos cosas tienen en común la patata y la batata: ambas son tubérculos, ambas crecen bajo tierra…y hasta ahí; ni siquiera son “parientes”.

Ipomoea batatas,  tiene los siguientes nombres en español: bataca, batata, boniato, buniato, camote, moniato, moniatos, patata dulce, minina, chaco, “patata de Málaga” y “rosa de Málaga”.

La humilde batata, alimento que se le asocia a tiempos de privaciones, de hambre, de penuria; tan popular en la Málaga antigua, en la Málaga de la posguerra y que con el paso de los años, seguía siendo una delicia para mis mayores.

No puedo olvidar las ollas de batatas cocidas con castañas…dulces meriendas de mi niñez.
Aún cierro los ojos y percibo el maravilloso olor de las batatas asadas, liadas en papel de orillo entre las brasas del carbón encendido de la hornilla de mi abuela, aún puedo ver resoplando a mi madre sus puntas de los dedos al pelar las recién asadas batatas, me maravilla el color, de un naranja vivo y me deleito con el dulce sabor….  



La patata dulce de Málaga, la  patata rosa….seña inequívoca de días invernales, que aún hoy en día se cultiva en la costa oriental malagueña, seguir consumiéndola es un homenaje a mi madre, a nuestra memoria, a nuestra cultura e idiosincrasia; en definitiva una apuesta por su conservación, por recordar esos sabores malagueños.

¿Como cocerlas?

Sencillamente, sin pelar, enteras cocerlas en agua, de tal forma que queden cubiertas, hasta que pinchándola con un tenedor se note blandita.



En ésta ocasión, la he “machadado” con un tenedor y la he regado con miel de caña de la Axarquia malagueña…..



Un dulce placer.


Recuerden mi consejo: disfruten de mi tierra……

11 comentarios:

  1. Que curioso postre, no lo conocía, me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Pero que delicia, yo tampoco lo conocía. Muchas gracias por la receta

    Un abrazo
    www.sdesabor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Como buena malagueña me he criado comiendo batatas asadas o cocidas de postre, la mayoría de las veces sin azúcar ni nada. Mi madre me la daba cortada por la mitad y con una cucharilla me la iba comiendo tal cual. Me encantan. Y en compota con canela, membrillo y clavo me chiflan.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manderley, buenos dias...quizás me ha faltado poner en la entrada que nos la comiamos igual que tu, con una cucharilla. Así, es como se la comia mi suegro, endulzándola unas veces con miel, otras echandoles azúcar por lo alto...
      ¿Has probado hacer los borrachuelos rellenos de batata? están deliciosos....
      Buen fin de semana...malagueña!!! Y gracias por tu visita.

      Eliminar
  4. Uys esa miel de caña de azúcar la tengo yo en mi despensa, está buenísima. Aunque tengo que serte sincera y decirte que la batata no la he probado nunca cariño. Pero bueno, todo se andará eh ...que yo por probar que no sea ;)

    Besitoss

    ResponderEliminar
  5. He visto a mi madre comerlas mucho y a mis suegros que son de Estepona,donde se les llama boniatos, mi suegro decía que al boniato había que hacerle un monumento del hambre que quitó en la posguerra....y huele de maravilla al horno...besos

    ResponderEliminar
  6. Receta sencilla, per seguro que es para disfrutarla lentamente y dejar que los recuerdos fluyan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Delicias de batatas o boniatos confitados en miel de caña lo fabrica, comercializa y vende ESENCIA DE FRIGILIANA (www.frexiniana.com), ya listas para servir. No son batatas cocidas y regadas con miel de caña, son batatas confitadas dentro de la miel de caña. Con un yogur, con una bola de helado, con queso fresco, con paté, ... están riquísimas. Besos

    ResponderEliminar
  8. Por cierto me encanta este blog. Gracias por las recetas y por la información cultural-histórica-científica que sueles poner en cada una de ellas. Alimentas tu cuerpo y tu mente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Vd. por sus amables palabras y por ésa información sobre ésa Esencia de Frigiliana.....habrá que probarla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Toñi, que maravilla, cuanto se aprende en tu blog!! en mi tierra el boniato o batata roja, era menos usada , preferíamos el boniato blanco, que no se si vino igualmente y es una variedad o porqué se produce esa variedad, pero ya te digo que en mi tierra se le tiene más querencia al blanco, hasta la gente lo encuentra más dulce jajaja, y lo cierto es que sabe igual, pero para el relleno de los "pastissets " se usa el blanco.
    Gracias por mostrarme tu entrada, besos guapa!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...