miércoles, 2 de diciembre de 2015

RODAJAS DE CALABACIN EN TEMPURA



Hace unos días en el suplemente de un importante periódico de tirada nacional, que cada Domingo solemos comprar, las ví; ésta manía mia de empezar el suplemente por las últimas páginas con la curiosidad de ver las recetas y entre ellas, casi siempre son tres, presentaban éste aperitivo, en la foto me fijé que las habian metido en un cartuchito, como antiguamente vendían el “pescaito” frito en Cádiz, “liaitos” en papel de estraza.      

Nada más ver la foto se me antojaron, se metían por los ojos aquellas, finas rodajas de calabacín, bien fritas, enharinadas y regadas con miel, como en Málaga, mi tierra, nos gusta comer las berenjenas fritas (receta en éste enlace). ¿Ahora donde encuentro en Mi Cocina, papel para hacer un cartucho?

Pués nada, las presentó en el plato y la aderezo como hacemos en mi tierra, con ésa miel tan especial, única, deliciosa y para más inri malagueña: la miel de caña. 

Pero ya puesta, casi con las manos en la masa….¿por qué no, una vez más, hacerle un guiño al país de mis raíces profesionales y hacerlas en “tempura”?; me refiero como habrán podido adivinar a Japón.   Aqué pais que me cautivó y que me hizo viajar a Oriente por primera vez en el año 1983.   "Orient", siempre oriente en mi vida.
 

Aunque éste tipo de fritura, a pesar de lo que se puede llegar a creer no es japonesa, tiene su origen en la Península Ibérica, sí es cierto que con el paso de los siglos ha llegado a formar parte del recetario básico de la cocina nipona.

Fueron los misioneros jesuitas portugueses y españoles, particularmente activos en Nagasaki (ciudad fundada por los portugueses en el año 1569), quienes introdujeron la costumbre de tomar pescados y verduras, fritos, en época de vigilia, llamados en latín "tempora ad quadragesimae" (tiempos hacia la cuaresma).

Como observarán…no es una palabra ni japonesa ni de origen oriental, es latin. ¿curioso verdad?

Por cierto, en occidente a ésta “técnica culinaria japonesa” siempre se le denomina "tempura", cuando realmente ésta última denominación es solo cuando los trozos del ingrediente son grandes.    Cuando la verdura se presenta cortada y rebozada en juliana (trozos alargados) y en pequeños montoncitos, se denomina “kakiage”.

Tanto la tempura como el kakiage se acompaña, mojando en ella cada trocito antes de llevárselo a la boca.    Ésta salsa llamada Tentsuyu, se hace a base de caldo, salsa de soja, sake a la que se le añade ralladura de jengibre y de rábano picante.

En ésta ocasión, he preferido acompañar la tempura de calabacin con miel de caña de la Axarquia malagueña…..

¿Cómo lo hice?
Ingredientes:

Medio vaso pequeño de aceite de sésamo mezclado con un vaso de aceite de girasol, para freir. (Si no les gusta el sabor del aceite de sésamo, se puede realizar con aceite de girasol solamente o con aceite de oliva, a ser posible malagueño, así de ésta última forma no se pierde la dieta mediterránea, ni por lo tanto el Sabor a Málaga). Un calabacín y sal.

Para la masa de rebozado de la tempura: 

Un huevo, un vaso de agua muy fría, unos cubitos de hielo y harina de trigo (un vaso más o menos, casi la misma cantidad que de agua).

Aunque si lo prefieren y yo suelo usarlo en múltiples ocasiones se puede usar el producto ya preparado, que hoy en dia se puede encontrar en cualquier supermercado.  Con ello sólo necesitan el agua y el hielo, para mezclar (no hace falta el huevo).
 

Los pasos a seguir:

Enjuagar bien el calabacín y cortarlos lo más fino posible en rodajas. Reservar.

Mezclar en un cuenco el huevo y el agua batiéndolo con unas varillas.  (Es importante que el agua esté muy fría, por ello suelo añadirle cubitos de hielo a fin de mantener la masa.  Con ello conseguiremos que el rebozado quede muy crujiente por fuera y la verdura quede tierna por dentro.

Seguidamente, añadir la harina tamizándola con un colador, sin dejar de batir a fin de que no queden grumos, ni burbujas en la masa.

Echar el aceite en una cacerolita o sartén honda y poner en el fuego.

Rebozar las rodajas de calabacín con la masa ( yo suelo introducirlos en el cuenco), en pequeñas porciones, hasta que las rodajas estén bien empapadas.

Cuando el aceite esté muy caliente, ir introduciendo las rodajas bien empapadas en la masa (de dos en dos, como mucho tres rodajas…que queden sueltecitas en el aceite) y freir hasta que estén doradas.

Sacarlas con un escurridor y dejarlas sobre papel absorbente a fin de evitar el exceso de aceite.

Consejo:
El secreto de que queden bien crujiente la tempura y evitar que quede la verdura aceitosa, es vital que el aceite esté bien caliente y la masa se mantenga muy fría.


¿ Les apetece...?

4 comentarios:

  1. A mi me apetece siempre todo lo que cocines, ya lo sabes. Uno, porque se te da de maravilla y dos, porque contigo probaría cosas que ni por asomo pensé en probar. Y que ricos estos calabacines acompañados con la miel de caña, Toñi. Crujientes y tostaditos por fuera y sabrosos y tiernos por dentro....para comenzar a picar en ellos y terminarse el plato entero.

    Besines gallegosss

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado de relujo y me imagino lo riquisimoooos que tienen que estar con esa miel Malageña de caña.
    Como siempre me ha encantado leer tu post no sabes lo que me ha prestado descubrir que la Tempura es de aqui cuando siempre pense que era de alli asi como los dos tipos que hay de ella.
    Yo preparo los calabacines con una masa que hace mi madre con cerveza y quedan de escandalo vamos mi hijo se come un calabacin el solo cuando los hago la publique hace años en e blog pues va genial tambien para carnes y pescado ,quien sabe si la descubren los japoneses igual se la llevan a su cocina tambien jajaja.
    Me ha encantado verte de nuevo con las dos japonesas en la foto que recuerdos tan bonitos tienes ,muero de envidia de la sana cuando hablas de tus viajes.
    Bicos mil wapisimaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  3. En verano hago mucho esta receta, pero con berenjenas, reconozco que es un vicio que hasta que no queda el plato bien limpio es difícil de parar. Unas veces las acompaño con la miel y otras sin, tan crujientes son una perdición como lo deben ser también estas rodajas de calabacín que nos traes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que padre este receta de rodajas de calabacin en tempura, Voy a probar de hacerlo con mi nueva cocina integral para ver si puedo tener el mismo resultado. gracias por tu consejos!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...