miércoles, 17 de agosto de 2016

AGUACATES Y LANGOSTINOS CON PEBRE CHILENO (Gonzalo D´Ambrosio)



El secreto de la sabiduría, el poder y el conocimiento es la humildad.
 (Ernest Hemingway).

Creo firmemente en el destino, que nada es casual, que todo está escrito y que ése sabio destino, pone en tu camino a personas, en su justo momento, predestinadas a aportarte algo, sea bueno o no tan bueno; sólo conforme se va madurando, desarrollando la personalidad e inclusive cambiando de gustos, es cuando te acercas o valoras a aquellos seres con los que sientes más afinidad.

¿Es el destino, es la vida, la naturaleza o le podemos llamar Dios……? Sea quien sea, a lo largo de mi existencia, tuve la suerte de que pusieron en mi camino gente maravillosa, personas interesantes e incluso seres realmente únicos a los que adoro….y también a quienes admiro.

Se quedan en mi memoria y en mi corazón aquellas personas de las que he aprendido, las que me han aportado algo bueno, con quienes me han marcado y han influido en mi forma de ser, con aquellas personas que me han hecho reir, soñar, crecer como ser humano……y ante todo, con las personas sencillas, humildes a pesar de títulos profesionales o el reconocimiento que tengan ante otros.       

La sencillez es el valor de ser humildes y encontrar personas así en cualquier momento, en cualquier circunstancia es todo un regalo de la vida, del destino…..

Y ésa es la impresión que ha dejado en mí, éste jovencísimo chef, Gonzalo D´Ambrosio, a pesar de su reconocidísima fama, de sus logros en el mundo de la gastronomía, es una persona sencilla, humilde, simpatiquísimo…..y un gran cocinero.   ¿Que no han visto sus programas de Canal Cocina? No se lo deben perder.     Su libro, sus recetas ya forman parte de “Mi Cocina”.(En éste enlace podrán ver cuando le conocí personalmente) ; mi blog ya forma parte de su #ComunidadGordor.    

Me llama la atención de su libro, sus recetas “Sabor Latino”, quizás por mi pasión por los países latino-americanos; quienes me conocen saben que me gusta todo lo “latino”, su música, sus paisajes, su gente, su gastronomía......crucé el Atlántico hacia latino américa en nueve ocasiones y espero, deseo seguir haciéndolo; siempre suelo decir que volveré a Cuba, a República Dominicana, a México, a Brasil….y tendré que conocer algún día el país que acogió a una parte de mi familia, Uruguay.   

Ellos viven en Montevideo, en Punta del Este y sobre todo mis dos primas viajeras incansables,  me hablaban de Chile…donde solian ir con frecuencia, de hecho fue allí donde tuvieron un terrible accidente hace ya cerca de cuarenta años.    

Así que cuando leí la receta de Gonzalo, denominada “Aguacates y langostinos con pebre chileno”, la leí con detenimiento, quise saber que era “pebre” y supe que tenía que hacerla.

Comencé a buscar, intentar averiguar sus origenes y supe que la palabra “pebre” deriva de una palabra española, más concreta y directamente del idioma catalán; el  término catalán pebre significa “pimienta”.

Hablar de pebre en Sudamérica, es hablar de Chile.    El  Pebre es una salsa cuya base es cilantro, cebolla, ajo, ají verde, vinagre, aceite y sal; sobre ésta base se admiten variaciones con tomate, con ají muy picante, zumo de limón, mosto de uva blanca, orégano o perejil.

He leído que existen diferentes pebres, el pebre cuchareado al que se le añade agua fría al gusto y que se sirve en el centro de la mesa para que todos metan la cuchara.

El pebre con tomate, es el pebre cuchareado pero con trocitos de tomate.

El pebre de ají “cacho de cabra” que contiene el mítico ají “caho e´cabra” que es muy picante, del que suelen decir que es para los valientes.

El pebre del sur, en el que se agrega el preciado merquén, pimiento molido muy picante, que tiene su origen en la gastronomía del pueblo mapuche, principalmente, de quienes habitan en la región de la Araucanía.

Y por último el pebre Chancho en piedra, que es una variable donde el pebre es triturado utilizando un mortero.

Después de leer los ingredientes del pebre chileno llego a la conclusión que con distintos nombres lo consumimos en mi tierra, en mi Andalucia y como no, en mi querida Málaga….¿no les parece que en definitiva el pebre es ni más ni menos que una pipirrana malagueña? ¿Qué si le echamos agua es un gazpacho? ¿Y que molido, hecho puré, es una porra antequerana?

Llego a la conclusión de que sí….la cocina una vez más nos une, nos hermana; de que en Chile, uno de sus recetas tradicionales, populares es tan tradicional y popular como la de aquí, la andaluza, la malagueña, la de Mi Cocina.

Ni corta ni perezosa, he añadido un ingrediente extra dándole al “pebre”, (con permiso de los chilenos) y por supuesto pidiéndole perdón a Gonzalo, un toque más malagueño:  pepino.

¿Cómo lo hice?  Siguiendo sus pasos....

Ingredientes para dos personas:

2 aguacates pequeños maduros, 8 langostinos, 4 tomates cherry (tipo kumato), media cebolla pequeña blanca (tipo cebolleta), un diente de ajo, un trozo de pimiento verde y otro trozo de pimiento rojo, aceite de oliva virgen extra, diez granos de pimienta negra recién molida, sal, zumo de medio limón, hojas de cilantro fresco y salsa rosa.

Para la salsa rosa: 100 grms. de mayonesa, dos cucharadas soperas de kétchup, dos cucharadas de zumo de naranja, una cucharada de coñac y unas gotas de tabasco.

Los pasos a seguir:

Preparar la salsa rosa, para ello poner los ingredientes en un cuenco y mezclar bien con un tenedor o una cuchara. Reservar en el frigorífico.

En una cacerolita con agua y sal, cocer los langostinos.    Una vez cocidos, pelarlos y reservar la carne.

Mientras cortar los aguacates longitudinalmente y sacar el hueso dando un ligero golpe sobre él con el filo del cuchillo.  

Sacar la carne de los aguacates de la piel, ayudándose con una cuchara con cuidado de que no se rompan.    Reservar las mitades de los aguacates.

Preparar el “pebre chileno”, para ello lavar bien la verdura, pelar el diente de ajo y la cebolla y picarlo todo en trozos pequeños (en brunoise).

Echar en un cuenco toda la verdura troceada, añadir el zumo de limón, el cilantro picado, la pimienta negra recién molida, un chorreón de aceite y salar al gusto.  Remover bien.

Por último, rellenar los aguacates con la “salsa pebre”, colocar encima los langostinos y regar por encima la salsa rosa al gusto.

¡¡ Sólo les queda disfrutar de éstos sabores latinos….del verano, de la vida !! Sean felices.  
Y recuerden: "La Cocina nos une"   

2 comentarios:

  1. Tus primeras palabras me han hecho recordar una frase de Jorge Luis Borges:
    Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.
    Sinceramente creo en ello. Tienes razón en decir que según vamos madurando nosotr@s vemos a quien somos más afines y de que personas queremos estar rodeados y que valores queremos, la humildad sincera crea que es un valor a mantener, no mirar por encima del hombro a nadie y mantenerte con los pies en la tierra a pesar de tener más o menos éxito más o menos dinero, por lo que dices Gonzalo D´Ambrosio es una persona así, bufff que tostón te estoy dando hoy jajaja bueno los aguacates ni que decir que me resultan muy apetecibles y tienen que estar muy ricos,besos

    ResponderEliminar
  2. Toñi. qué acierto de plato. Rico y veraniego entra por los ojos.
    Con las poquitas ganas de cocinar con estas temperaturas que estamos sufriendo.¡ Dichoso terral!
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...