martes, 10 de octubre de 2017

CHOPITOS A LA PLANCHA CON SU TINTA

“Es que a Málaga hay que volver. Pero cuidado, porque si vuelves mucho, terminas quedándote”.

¿Qué sería de Málaga sin su Sol, sin la mar, sin su deliciosa y rica gastronomía, sin sus valles, sus bosques, sus montañas, su historia, sin sus maravillosos paisajes y sin todos sus pueblos y grandes ciudades llenos de belleza?
Hoy me refiero concretamente a su capital, a la ciudad de Málaga, que poco a poco, se ha ido convirtiendo en los últimos años en un paraíso cultural, eso sí, un paraíso acariciado por el Sol y bañada por el mar que ofrece a quienes la visitan lugares rebosantes de arte e historia.   

Y una parte de su historia, es su pendón o bandera, otorgada por los Reyes Católicos tras la toma de la ciudad en el XV; dividida verticalmente en dos partes iguales, púrpura al asta y verde al batiente, con el escudo de armas en el centro, rodeado de una cinta cargada con el lema: "La primera en  el peligro de la Libertad, la muy Noble, muy Leal, muy Hospitalaria, muy Benéfica y siempre Denodada Ciudad de Málaga" 

Y de todos los adjetivos, hoy me quedo con la “Muy Hospitalaria”…y eso se ve, se palpa en el ambiente, en la calle, en la idiosincrasia de su gente, en la forma de ser de los malagueños; sólo hay que pasear un día cualquiera, por una calle cualquiera o en cada rincón, en cualquier lugar de ésta bellísima ciudad que ofrece tanto, tantísimo a quienes la visitan.
Siempre suelo decir que si pueden visiten Málaga, que comprueben ésa hospitalidad que enamora, que den una vuelta por ella, que comiencen su recorrido “por todo lo alto”, desde “su” monte, en cuya cumbre se ubica El Castillo de Gibralfaro, una antigua fortaleza de origen fenicio y desde su más alta torre divisar una de las mejores vistas de Málaga.
Y en su falda encontrarán la Alcazaba de Málaga, fortificación de la época musulmana, y a sus pies poder admirar El Teatro Romano, construido durante la época del Emperador Augusto, en la que Málaga pertenecía a Hispania Ulterior.
A escasos metros rodeada de naranjos y jardines se divisa un impresionante templo renacentista: La Catedral de la Encarnación, nuestra “Manquita” llamada así por la ausencia de una de sus torres, pero esta carencia no se debe al deterioro o ni al paso del tiempo, es una obra inacabada.
Considerada una de las ciudades más antiguas de Europa, Málaga ha sabido adaptarse a las diferentes culturas que han pasado por ella a través de los siglos, forjándose de ésta manera como una ciudad abierta y cosmopolita, rasgo que consigue conservar con el paso del tiempo.

Pasear por las calles del centro histórico es averiguar, conocer y visualizar las distintas épocas de la historia malagueña, vestigios de su época fenicia y el arte malagueño en una gran oferta cultural de Málaga que la componen más de un centenar de MUSEOS y galerías, la gran mayoría de ellos ubicados dentro del Casco Histórico, convirtiendo a Málaga en una de las ciudades con mayor densidad de museos de todo el panorama internacional.
Claros ejemplos el Museo Picasso, el Museo Carmen Thyssen, el Museo Ruso, el CAC Málaga, el Centre Pompidou, Museo  Félix Revello de Toro….y un larguísimo etc. en el que predomina el increíble y maravilloso Museo de Málaga justo al lado de La Alcazaba y el Teatro Romano (Su sede es el Palacio de la Aduana, un edificio de estilo neoclásico proyectado en 1788), el llamado “Prado Andaluz” acoge 15.000 piezas arqueológicas registradas en almacén (se exhiben 2.000), que recoge restos paleolíticos, romanos, fenicios… y la colección pictórica del siglo XIX, XX hasta llegar al arte contemporáneo, de 2.000 obras (se exponen 200.

Pero Vds. dirán ¿estoy leyendo un blog de historia, de viajes o es un blog de recetas de cocina y gastronomía?.    Cierto, tienen toda la razón, por lo que cambio de tercio, voy al gastronómico del que no puedo ni debo alejarme en éste libro de bitácoras virtual que es “Mi Cocina”.      Mantengo que la gastronomía es un arte y como tal empieza a percibirse desde hace años, como una manifestación cultural más, de hecho, se dice que la gastronomía es una expresión cultural, es en definitiva seña de identidad y reflejo del estilo de vida de un pueblo, de una región, de un lugar transmitido de generación en generación,  legado de un nuevo arte: la cocina
Y ése arte tiene sus grandes templos en la capital malagueña: sus mercados.  Entre ellos donde yo suelo comprar, el de Huelin y como no, la “catedral” el de Atarazanas o también denominado el Mercado Central, uno de los edificios más emblemáticos de Málaga (El origen del Mercado Central de Málaga es del siglo XIV y en sus orígenes lo ocupaba los astilleros nazaríes) que se encuentra en pleno centro de la ciudad. 

Perderse en sus pasillos, disfrutar del olor a productos frescos, de los valles y las huertas malagueñas, a los pescados y mariscos de la Bahía; nadie debería perderse la experiencia de pasear sin prisas, observar el género, sumergirse en el ajetreo y escuchar el voceo de los vendedores que aún hoy en día se escuchan en los mercados de la capital malagueña.  Un auténtico placer para los sentidos.   ¿Qué sería de Málaga sin su gran historia, sin su gente, sin su gastronomía……?
Hoy, les hago llegar un clásico de la gastronomía malagueña, éstas pequeñas jibias, chopitos como decimos los malagueños, pescados en la costa malagueña, comprada en uno de mis mercados de Málaga, casi vivos llegan a “Mi Cocina”.   Un plato típico de los merenderos (mal llamados chiringuitos): los chopitos a la plancha con su tinta. 

¿Cómo los preparo?                                                                                   
Ingredientes para dos personas:                        

Medio kilo de chopitos (jibias pequeñas), tres dientes de ajo, una ramita de perejil fresco, sal y aceite de oliva virgen extra.    (Lo más importante de ésta receta, la frescura de las jibias, no congeladas, ni descongeladas....frescas, recién pescadas)


Los pasos a seguir:

Pelar y picar los ajos en trozos pequeños. Picar igualmente el perejil (sólo las hojas).  Reservar.

En una sartén (así no se perderán los jugos) echar un chorreón de aceite de oliva virgen extra, poner a fuego fuerte y cuando esté caliente el aceite ir colocando las jibias en la sartén por la parte del vientre (no donde tiene el jibión) salar al gusto.

Dejar hacer durante unos minutos, se irán abriendo de forma que irán soltando los jibiones.     Con unas pinzas ir retirándolos e ir dándoles la vuelta a las jibias.

En ése momento añadir los ajos picados, dejándolos que se hagan durante cuatro o cinco minutos más.

Agregar un buen chorreón de zumo de limón, espolvorear el perejil y servir caliente.

Lógicamente al ir los chopitos enteros, con todo su interior bien completo, al abrirla saldrá toda la tinta y todo su "relleno", el sabor realmente exquisito, les sorprenderá.

Costumbre de acompañar con una ensalada mixta.


Y con ellas, recuerden mi consejo, si pueden, si tienen algún día una oportunidad, disfruten de Málaga, pero no sólo de su Sol y de la mar....

7 comentarios:

  1. Querida Toñi: Éste es uno de mis platos favoritos, que no suelo hacer en casa porque al final me salen como cocidos y no a la plancha. Creo que el problema es que el fuego de las planchas de los restaurantes son más fuertes que cuando los de nuestras cocinas. Cuando salgo fuera los suelo pedir y están mucho mejores que en casa. Voy a seguir tu receta para que me salgan mejor.

    Me encanta tu dedicatoria a Málaga que es una invitación a pasear por nuestra ciudad. Como siempre felicidades. Qué tengas muy buena semana guapa. :)

    ResponderEliminar
  2. Seguro que están sabrosas y tiernecitas, un aperitivo de lujo con un género tan fresco.
    A Málaga no le falta de nada, playa, montaña y buena gastronomía, además de poder disfrutar de la ciudad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. querida Toñi, un plato delicioso nos traes, en mi pueblo también las hacemos, al tener puerto también entran esas jibias, aquí las llamamos "sepionet", sepias pequeñitas, de la bahía, en su tinta, hummm, pura delicia que en mi tierra también nos chifla jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Como tienen que estar esos chopitos ,no me ves pero no dejo de hacerte la ola seguro que estan de muerte relenta no lo siguiente.
    Como siempre un placer venir a visitarte ,siempre disfruto mucho con tus post eres una gran embajadora de tu tierra.
    Bicos mil potita mia.

    ResponderEliminar
  5. No hay ocasión que nos acerquemos a tu cocina y no nos quedemos encantadas de tu buen hacer en la cocina, sacando de cada producto su mejor provecho. Estos chopitos, cocinados de forma sencilla son absolutamente delicioso, no necesitan más!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  6. Que ricos estos chopitos, un plato sencillo y muy buenos.
    Besoss

    ResponderEliminar
  7. Hola, Toñi. Qué bocado más exquisito, esos choquitos, están espectaculares. Cuando voy a Málaga por la mañana el mercado central es para mi visita obligada,hay una oferta de productos tan ricos que son todo un espectáculo. Mi querida Málaga es toda ella un espectáculo
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...