jueves, 19 de julio de 2012

SALCHICHAS FRESCAS EN SALSA AL VINO MONTILLA MORILES




Estaba embarazada de mi hija, de tres meses escasos, era el mes de Abril del año 1990 y tuve que viajar a Suiza; era el primero de los más de diez viajes que cada més de Abril de cada año tuve que realizar al país de Guillermo Tell y del queso gruyere.    Un país de altas montañas alpinas, uno de los países más montañosos de Europa, de una gran riqueza floral ubicado entre Alemania, Austria, Liechtenstein, Italia y Francia (en Suiza hay cuatro comunidades lingüísticas: romanche, alemán, italiano y francés).

Cada año pernoctaba en Zurich y me desplazaba en tren cada día hasta Bassel (Basilea), una hora de trayecto,  en la que disfrutaba de los maravillosos paisajes, del verdor de sus campos,  un recorrido por la bella naturaleza helvética con unos paisajes de ensueño.

En un punto donde confluye Alemania, Francia y Suiza, abrazando las orillas del Rio Rin, se encuentra Bassel, una de las ciudades más interesantes del país, su calidad cultural, sus calles limpias, llenas de flores, sus elegantes edificios y lo más importante para mi: Sede de ferias desde el medievo…..éste éra el motivo de mis viajes anuales, asistir a la Feria Internacional más importante del mundo, del gremio en el que trabajaba.  

Pero Zurich, me cautivó, es una ciudad llena de encanto, medieval y a la vez cosmopolita, vibrante, con uno de los cascos antiguos más hermosos que he conocido en Europa; ciudad por la que discurre el rio Linmat, donde los patos y cisnes acompañan a quienes pasean por sus orillas y que desemboca en un hermoso lago en el centro de la ciudad, rodeada de frondosas colinas de los majestuosos Alpes Suizos.

Fue en el año 2002 cuando más disfruté de la gastronomía helvética, un maravilloso viaje que pude realizar con mi marido, sobre todo en Zurich, donde por la proximidad la influencia de Alemania se nota sobremanera.   
Quiero recordar que en ésa ocasión, estuvimos en varias ocasiones en un increíble restaurante que descubrimos en nuestros paseos, RESTAURANT ZEUGHAUSKELLER, un precioso edificio del siglo XV, que en su día fue un gran arsenal donde además de los cañones, también se guardaban los estandartes capturados al enemigo, incluso se puede ver el arma de Guillermo Tell, como atestigua el inventario del arsenal que se realizó en el año 1644

Sentados en grandes mesas, la primera vez compartimos cena y risas con una encantadora pareja de Estadounidenses, sobre todo cuando descubrimos una de sus especialidades, salchichas al metro, grandes salchichas (würstel) heredadas de la tradición alemana, servidas siempre con chucrut (col agria fermentada) y litros y litros de cerveza, acompañados por los rösti, una especie de tortillas sin huevo elaboradas a base de patata.

No voy a preparar salchichas suizas….todo se andará….pero sí he preparado salchichas malagueñas.    ¿Qué malagueño no recuerda éstas salchichas en los bares malagueños, una de las tapas más tipicas?
Estas en concreto las hacen artesanalmente en el puesto de carne donde compro habitualmente en el mercado Central malagueño, Mercado de Atarazanas  y preparado con vinito de nuestra tierra.

¿Cómo lo hice?

En una cacerola plana echar aceite de oliva virgen extra (estoy usando de Riogordo, malagueño, que por supuesto por la calidad de los aceites de nuestra provincia suelo aconsejar) de forma que cubra el fondo.
Cortar una cebolla en trozos pequeños, alargados (como gusten) y dos o tres dientes de ajo en rodajas
Echarlos en la cacerola, salar al gusto y pochar a fuego lento hasta que se ponga transparente, con cuidado de que no se quemen.
Agregar las salchichas frescas y rehogar un minuto.
Añadir un vaso de vino blanco (uso un fino Montilla-Moriles) y un vaso de caldo de puchero (en su defecto caldo de pollo), cuatro o cinco granos de pimienta negra y dos hojas de laurel.
Dejar cocer durante quince minutos aproximadamente (depende del grosor de las salchichas) de forma que la salsa reduzca al gusto.

Acompañar con patatas fritas, al vapor, en puré….pero con una buena copa de cerveza bien fría.

¡¡ Que aproveche !!

16 comentarios:

  1. Es que con ese vino tan oloroso ya me lo figuro como estará de rico.Besos

    ResponderEliminar
  2. Malagueñas de toda la vida, vamos que cuando mi madre se daba la vuelta abría la nevera y ya estando frías, sacaba una y salía corriendo para que no me pillara. O como hacía otras veces revueltas con papas fritas o en un bocata con la salsita chorreando ja,ja,ja. Lo mejor el final....la cervecita. Saludos

    ResponderEliminar
  3. madre mia, ayer en Japón hoy en Suiza, me tienes agotada viajando de punta a punta, ja, ja. me encanta y las salchichas divinas.. en casa las suelo hacer asi y de guarnición le pongo repollo en su jugo y puré de patata, son para chuparse los dedos...Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Esto es para mojar salsita y tiene que estar de lujo, me encanta. Mis hijas con esto te hacen la ola.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Suiza es un país de bonitos y verdes paisajes, ricos quesos y también chocolate.
    Pero ahora mismo tus salchichas con ese vino son más apetitosas y el sabor me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las salchichas, la pena que al resto de la familia no les hace mucha gracia. El toque del Moriles tienen que ser definitivo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hago algo muy muy parecido.. y están TAN BUENAS :)

    ResponderEliminar
  8. Me encantan este plato, de hecho hoy toca estas salchichas, yo suelo echarle en vez de ajo puerros, y el vino el que tenga en ese momento en casa, y que lujo el aceite de Riogordo, besitos paisana

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué ricas! me encantan estas salchichas, yo las hago practicamente igual y quedan de rechupete. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Toñi, que siempre aciertas con tus recetas y las descripciones tan amenas que haces de todo... me encanta!
    Yo frío las salchichas antes que la cebolla y el ajo, manías de cada una jaja.
    Besitos, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Yo también utilizo para cocinar el Montilla-Moriles, es que a todo lo que se le echa le da un gustito impresionante.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Me encantan estas salchichas y las hago muy a menudo con el mismo tipo de vino que tu has utilizado, que buenas están!
    Me encantan tus historias, y lo bien que describes los sitios en los que has estado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Una receta clásica de la cocina malagueña, que me trae muchos recuerdos pues mi madre las hacía igual que tú y es que el boca a boca es el mejor libro de cocina. Un plato para tiempos de crisis y muy interesante para tod@s aquell@s que a veces no tenemos demasiado tiempo para dedicar a la cocina. Hace mucho tiempo que nos las hago pero pienso incorporarla a mis menús para la próxima semana. Saludos Carmen Rosa y buen finde

    ResponderEliminar
  14. Hoy estoy con esta receta, por ahora, huele fenomenal

    ResponderEliminar
  15. Ha salido buenísima!!!, a mi, como a Pepa, también me recuerda a la cocina de mi madre, pero me faltaba la memoria y hoy mi cocina olía a la de mi madre. El olfato y el gusto son grandes portadores de recuerdos. Gracias artista.

    ResponderEliminar
  16. Teresa Galdón...¡¡¡¡ Muchas, muchisimas gracias !!!! No sabes cuanto agradezco tu comentario, que compartas conmigo tu experiencia en la cocina y no te imaginas como disfruto cuando, como tu, alguien me indica que alguna de las recetas que publico le hace recordar momentos maravillosos.
    Un cordial saludo desde "Tu cocina". Y nuevamente muchas gracias.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...