lunes, 8 de abril de 2013

JUREL AL HORNO



No sé si a Vds les ocurre pero yo unas cuantas veces durante el mes suelo ir comprar los productos no perecederos a grandes superficies, generalmente a una de origen francés o a otra donde suele llegar antes que a ningún otro lugar la primavera, como excepción y por contados productos, o bien por la cercanía a la hora de algún olvido a una gran superficie de nombre corto de difícil pronunciación, concretamente alemán y a la gran extendida por todo nuestro territorio nacional cuyo dueño es tan “hacendoso”.



Quizás por “deformación” gastronómica, o con casi total seguridad por mi gran pasión por el mar, por su flora y su fauna, por bucear, navegar, nadar…y por qué no decirlo una vez más, por mis mayores marengos y pescadores que me criaron alimentándome casi a base de “pescaitos” malagueños, no hay una sola vez que no dedique una miradita a la sección de pescadería.



Lástima me da que en una ciudad costera, con una dilatada tradición marinera y con una cultura gastronómica tan rica y antigua con respecto a los productos del mar, observar los tipos de pescados que tienen en venta, ya no solo congelados o empaquetados en bandejitas en refrigerados; pero sobre todo me resulta totalmente increíble el mostrador de los “frescos”….y tanto que frescos, absolutamente todos (grandes, pequeños, mariscos etc.) colocados encima de la nieve y en algunos casos rociados con agua   continuamente.      ¿Tan difícil resulta hoy en día conocer los productos propios de nuestro litoral?   Tan fácil como ir a las pescaderías de nuestros mercados, o a las de las barriadas, al pescadero vecino y de confianza.    

En mi caso, y no es prepotencia (siento si lo parece) el conocer la fauna de la costa malagueña, ver el estado de la mar y  saber si es posible que hayan salido los barcos a faenar, la época de pesca de cada especie…y reconocer en gran medida si el pescado está “vivito y coleando”……



Una de las especies donde más suelo apreciar la diferencia es en los jureles.   En los mercados y puestos malagueños, el consumo y la venta de tan fantástico carángido es bastante alto y preceden de nuestras costas, cuyo nombre científico es Trachurus Mediterraneus.   El llamado jurel blanco, aunque suelen tener un brillo amarillo dorado bastante característico; en cambio, en las grandes superficies encontramos jureles de diferentes procedencias (generalmente de Francia).    



Los jurelitos o jureles (dependiendo del tamaño así los llamamos), el jurel blanco malagueño, reciben diferentes nombres: llamado en la zona de Estepona: jurel dorado, en la Caleta de Velez: jurel amarillo o en Marbella y Fuengirola: jurel carlino, en Granada le llaman: jurel de pesquera y en Almeria: jurel de traíña; aunque en buena parte de Andalucia también se le conoce como chicharro.   



Adoro ver los jureles cuando buceo, son confiados, curiosos y nada temerosos, buenos nadadores, cuando intuyen que no les haré daño me rodean, se acercan a mis gafas de buceo y se acercan en grupos más o menos numerosos incluso cuando, con erizos o mejillones que voy abriendo se aventuran a comer sin miedo alguno.

Los alevines habitualmente se resguardan bajo las medusas, incluso en restos flotantes, con frecuencia se mezclan con boquerones.

Al contrario que otras especies de jureles, el jurel mediterráneo suele vivir cerca de la costa, se mueven en bancos alimentándose de peces, pequeños crustáceos y los mayores incluso de cefalópodos (pequeños pulpos, jibias y calamares).

Su pesca se realiza principalmente por la noche, son atraídos por la luz de las embarcaciones pesqueras, por las traíñas, utilizándose las artes de pesca bien mediante el cerco, con arrastre de fondo y trasmallo.



El mar Mediterráneo y concretamente el Mar de Alborán que baña nuestras costas ha influido a través de los siglos en la idiosincrasia de los malagueños, al igual que su clima, su sol en su gastronomía….. ¡¡ no la perdamos !!



Les animo, sobre todo a l@s malagueñ@s que siguen mi blog a consumir nuestros productos, a no perder nuestras ancestrales costumbres en la cocina, a no olvidar la dieta mediterránea.


En ésta ocasión, proponiéndoles un riquísimo jurel al horno.  Un jurel blanco y bien hermoso que llegó a mi cocina, desde el puesto de nuestro amigo Juani del Mercado de Atarazanas; aún con la boca abierta, brillante, rígido y con los ojos que parecían que aún me podía ver.  Y algo realmente importante hoy en día, el precio de un jurel de éstas características: Un euro y medio….  


¿Cómo lo hice?



Precalentar el horno a 180º C.



Hacerle dos cortes transversales en cada lado y salar al gusto (no quitarle absolutamente nada…si es fresco al hornear o asar todo su interior le aportará un maravilloso sabor).



Colocarlo en una fuente con un generoso chorreón de aceite de oliva virgen extra (hoy de Periana, en honor a que ayer fue el dia del aceite verdial en éste precioso pueblo malagueño al que le tengo un especial cariño; uno de los mejores aceites del mundo, con más solera de la Axarquía, el oro liquido, el verdial…tan arraigado en mi familia).



Agregarle medio vaso de vino blanco (uso un fino Montilla-Moriles) rebajado con un poco de agua.   Hornear durante unos quince o veinte minutos (dependiendo del tamaño).

Mientras cocer unas patatas en rodajas.

Machacar en un mortero dos dientes de ajo, una pizca de sal y una ramita de perejil y una vez hecho el “majaillo” añadir el zumo de un limón.  Reservar.



Una vez listo el pescado, sacarlo del horno y emplatarlo.

Preparar la salsa, echando los jugos que han quedado en la fuente de hornear en el mortero mezclándolo bien con el majaillo.

Colocar las patatas junto con el jurel y salsear generosamente, tanto el pescado como las patatas.

Acompañar con  ensalada (en ésta ocasión lechugas variadas, rúcula y tomatitos).



¡¡ Buen provecho !!     

Quiero compartir con Vds. el último cuadro que cuelga de mi cocina real: los ajos.  Lo ha pintado en unos pocos dias un gran artista malagueño, que a pesar de sus 83 años no le tiembla la mano cuando le pido un cuadro, una maraviollosa obra que no ha salido muy favorecido, pero es precioso.    El pintor: mi suegro.     
 

15 comentarios:

  1. El cuadro precioso,un gran pintor tu suegro,felicidades y el jurel aunque tiene muchas espinas es un pescado que me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Hola, una entrada que me ha encantado, me he sentido bastante identificado en bastantes puntos, también soy de mar, de costa, del mediterraneo, de las maravillosas islas baleares, hijo de padre pescador profesional y retirado, y pescador de caña cuando el tiempo lo permite, también suelo ir a alguna gran superficie cada 15 días y semanalmente a supermercados, para las faltas el super del lado de casa y cada sábado eso si es sagrado visita al mercado, fruta, verdura, pescado y algo de carne, Diferencia de frescura y calidad sin lugar a dudas, sobre todo los pescados azules que suelen ser los mas delicados y los que se estropean mas rápidamente siempre de mercado, del pescadero de confianza.

    La receta me ha encantado, comería pescado a diario, de hecho como casi mas que carne, y el jurel me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda receta de jurel.El cuadro es muy lindo.
    Biquiños de "la ratita en la cocina"

    ResponderEliminar
  4. Qué ricos los jureles, tengo que reconocer que mi debilidad son los chiquitos, me encantan fritos.. asi de este tamaño le has hecho un horneado la mar de jugoso.. que, sin duda tengo que hacer en casa.
    Como tantas veces la casualidades nos unen.. mañana publicaré también pescado de nuestros mares cercanos que nos unen.. también azul, unas estupendas caballas que seguro tu también habrás admirado en tus excursiones por los fondos marinos.

    Un beso grande corazón!!

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte tener un gran pintor en la familia. Qué maravilla de cuadro. Y ese jurel, que pinta más sabrosa.

    ResponderEliminar
  6. El jurel es uno de mis pescados favoritos,fritos me encantan,y asados también,¿sabes? al horno no lo he hecho nunca, desconocía que tuviera nombres distintos ,ni siquiera el propio de Estepona, aquí es simplemente jurel.
    Yo el pescado lo compro es las pescaderias de los barrios,bueno de mi barrio y de otro donde suelo ir, pero te digo una cosa.....y no sé por qué, hace tiempo que no me como un jurel en condiciones, y me consta que son frescos, pero serán otra variedad, no tienen esa carne blanca y jugosa que antes he comido, son como "fibrosos", igual tú sabes el por qué?!...besitos









    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias, Isa, ten en cuenta que cuando son tan grandes, pueden llegar a medir unos cincuenta centimetros, son adultos (sobre los dos años), son pelágicos, grandes nadadores por lo que la carne es prieta y dura, aunque también sinónimo de calidad....
      Un beso preciosa....

      Eliminar
  7. Yo soy otra amante del pescado, y al horno me fascinan, te que quedado perfecto, y el cuadro me gusta, un beso

    ResponderEliminar
  8. Que olorcitooooo....llega hasta mi casa...que buena pinta...

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre voy a comprarlos al mercado central y cocinarlos el mismo día. Esta tan bueno el pescado de nuestra tierra!! Te han quedado deliciosos y que hambre da verlos a esta hora!

    ResponderEliminar
  10. It looks like a delicious fish dinner.

    ResponderEliminar
  11. Es lo mas rico que se puede comer, en mi casa es un asiduo, cuando esta en tiempo claro, y ya empieza el calor y ellos empiezan a estar divinos, riquisima receta y precioso cuadro, un besito

    ResponderEliminar
  12. Envidia cochina la que siento. Porque puedas conocer todos los pescados y porque puedas acceder a tantos pescados. Yo todavía estoy apercibiéndome de lo que tengo por aquí, y parece que podré hacer este plato, porque hoy he creído adivinar que había jurel. Aunque seguro que menos fresco que el tuyo. Un besote.

    ResponderEliminar
  13. Por Dios! Tu suegro es un artista!!! Estoy viendo tus recetas (que me encantan) y pasando la página me digo, "a ver si hay otro cuadro". Hija, que cosas mas bonitas. Un beso enorme para ti y otro para tu suegro, que bonito blog de recetas con esos cuadros tan bien hechos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...