lunes, 27 de enero de 2014

CAMARONES COCIDOS AL ESTILO MALAGUEÑO



Hoy una vez más quiero recorre con la memoria, los usos y costumbres que eran habituales en Málaga, rememorar que hasta hace no más de 30 o 40 años, aún podíamos disfrutar de aquel tipo de negocio que a finales del siglo XIX y principios del XX era lugar y sitio de reunión de la población malagueña; las tabernas, hoy en día, reliquias del pasado a punto de desvanecerse.

Pintorescos establecimientos en las que se bebían los vinos del terreno, moscateles, pajaretes, añejos, etc. incluso se podía comprar vino a granel y disfrutar al mismo tiempo de los mariscos de la bahía, al igual que se escuchaba de vez en cuando un buen cante...era lo que había en ése tiempo.   

De aquella tradición de la Málaga antigua, hoy en día sólo queda “La Casa del Guardia” en la Alameda Principal; pero la que yo recuerdo y a la que me gustaba ir acompañada de mi familia (mi padre decía que los vasos más limpios y el mejor vino de Málaga se degustaba allí, junto con el marisco más fresco) era en La Raya. 



Allí, en aquella taberna lo tradicional se convirtió en tradición.

Fundada en el año 1897, mantuvo fiel el sabor y el sentir malagueño e histórico que la convirtió en un referente cultural y gastronómico. Era allí donde se podía sentir como era la Málaga antigua, fiel reflejo de ésa Málaga que el tiempo ha ido borrando lentamente.

El nombre de La Raya, según cuentan le vino por sus famosos vasos con dos rayas, una roja y otra azúl, marcas para servir los deliciosos caldos.
Si era por el azúl, que estaba por debajo se pedía: “dame un culito”; si por el contrario querían los clientes que el vino llegara a la raya roja tenían que pedirlo indicando: “Dame una raya”.

Pocas tabernas con más de cien años, con tanto “sabor a Málaga” que perduram en el recuerdo, después de haber desaparecido.  Estaba situada en la Avda. de la Rosaleda.   

Sus barriles de “roble negro” guardaba en sus entrañas todo ese buen vino malagueño, allí en la misma barra, en el salón o en el patio junto al fregadero, era donde me gustaba un buen moscatel con gaseosa, siempre amenizado con sus deliciosos mariscos....


que hoy en día, disfruto en Mi cocina…..

Las caracolas de mar, los búsanos, invasores, cangrejos, gambas de malaga, conchas finas













Y casi siempre…unos deliciosos camarones de la Bahia malagueña….



¿Como prepararlos?

En una cacerola echar abundante agua y salar hasta el punto que probándola nos recuerde la salinidad de la mar.
Agregar una hoja de laurel y llevar a ebullición.
Una vez que el agua haya roto a hervir, echar los camarones; esperar uno o dos minutos.
El agua comenzará a hervir rapidamente, los camarones empezarán como a flotar....en ése momento sacarlos con una espumadera, escurriendolos bien.
Colocarlos en el plato y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Mi consejo y gusto personal: 
Consumirlos frescos (no guardar en el frigorífico de un día para otro). 
Por supuesto no congelarlos.
Consumir recién hechos y no frios del frigorífico.

Fuente de información y fotos de La  Raya obtenida en el blog Málaga y sus historias 

4 comentarios:

  1. Ojú Toñi, en una mesa un platito de cada cosa con una cervecita Cruz Campo bien fría, y no me hace falta nada más jajaja, madre mia se me ha hecho la boca agua !!!! . Besos

    ResponderEliminar
  2. Vaya platito, esto con una cervecita al lado y que felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen! Me encanta como escribes, como sientes a tu tierra, como valoras la tradicion que se va perdiendo, por desgracia. Yo no llegue a conocer la raya, pero me fuera encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Un aperitivo de lujo! Y sin pasarse de calorías.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...