miércoles, 11 de julio de 2012

RODAJAS DE PESCADA EN SALSA DE VINO BARBADILLO CON ALMEJAS DE MALAGA Y LANGOSTINOS



Bien porque el tiempo no ha acompañado, la mar no ha estado en las condiciones necesarias para ello o quizás circunstancias personales han motivado que aún éste año no hubiese buceado, hasta que éste último parecía el Domingo perfecto para hacerlo.

El Sábado pasado, la mar estaba en calma, de levante, como decimos los malagueños, parecía un plato; viendo el color, un celeste claro casi grisáceo me hacía presagiar que la temperatura del agua era alta, estaría “calentita”…..así que al día siguiente, caería aún más el levante, se calentaría más la mar y a bucear por fin.

Las mejoras horas para ver vida submarina es bien temprano o ya a la caída de la tarde, cuando el pescado llega hasta la misma orilla para comer, cuando aún los barcos con sus motores, las motos acuáticas y todo hay que decirlo, los humanos con el baño y chapoteo no invadimos su hábitat; porque no hay que olvidar que el mar, la mar, es de los seres que la habitan.   No hay que dejar de reconocer que en los últimos cincuenta años, la hemos invadido para nuestro disfrute “vacacional”.

Con casi 20 kilos de equipo a cuestas, casi más de media hora de carretera hasta llegar a la zona idónea, donde haya roqueos, zonas con fondos marinos con algas y praderas de poseidóneas, que van quedando en nuestra costa malagueña cada vez menos (por desgracia y debido a la mano del hombre); solemos llegar a la orilla muy a primera hora de la mañana, cuando aún el implacable sol malagueño no calienta lo suficiente.

La playa suele estar vacía, sólo algunas gaviotas revoloteando y el sereno vaivén de las olas rompiendo en el rebalaje, una suave brisa de levante mueve el mar, dando una musicalidad especial, la espuma acaricia las rocas que sobresalen a escasos metros de donde me encuentro.  Momentos idílicos, dignos de disfrutar.

La mar movida me da mal augurio, observo que la orilla está llena de algas marrones por lo que intuyo que hay mar de fondo que lo enturbia; me cuesta ponerme el traje de neopreno, los 5 milimetros parecen que han “engordado” ¿habrá encogido o yo me he ensanchado?.    
El pantalón sube, pero la cremallera del peto me cuesta cerrarla, me parece que me comprime demasiado, casi no puedo respirar, cuando intento meter los brazos me aprietan demasiado ¿los podré mover o me quedaré rígida dentro del jacket?  Consigo moverme y me coloco la capucha cerrando la cremallera.

Voy completando el equipo, cuchillo en la pierna, cinturón de plomo, los guantes que me cuesta encajar, las aletas…y todo ello sentada en la orilla, llegándome las “palmaditas” de las olas, una tras otra, con una carencia para mi gusto demasiado rápida…..me coloco las gafas y vienen mis problemas, a pesar del liquido anti-vaho, de escupir en ellas, de haberlas mantenido para que no hubiese cambio brusco de temperatura: se empañan, se me mueven, me entra agua, la rigidez del traje que tira de la capucha quizás hace que se me muevan….todo ello a más de cincuenta metros de la orilla, pruebo una y otra vez, no consigo estabilizarla.

A la falta de visibilidad, más por las gafas que por lo turbio del agua debido a las corrientes marinas, a las algas en suspensión y a la cantidad de medusas, aunque no me dan miedo sino al contrario es todo un espectáculo verlas en su medio natural y no en la orilla muertas, comienzo a agobiarme……solución: salir del mar.   

Me queda el consuelo de que lo he intentado y el más importante para mi: mi marido sigue disfrutando del buceo, a pesar de todo él sigue allí, subiendo y bajando, recorriendo y viendo las maravillas de nuestras costas, reconociendo la fauna y flora, intentando en la lejanía y en la profundidad marina hacer su deporte favorito: la pesca submarina.   Eso sí, con sus permisos legales correspondientes y siendo muy, pero que muy selectivo, ante todo somos exageradamente ecologistas.

Y aunque para hacer ésta receta he tenido que ir a comprar sus ingredientes al precioso mercado Central, el malagueño Mercado de Atarazanas, quería contar y compartir mi última experiencia de buceo con una receta de pescados.    En ésta ocasión una riquísima y fresca pescada de nuestro amigo y pescadero de confianza.

La pescada o merluza dicen que es el pescado español por excelencia, es uno de los que más se consume en Málaga, donde es típica freírla enroscada (la cola mordida por la boca) cuando son pequeñas.    Dicen los entendidos que la pescada más sabrosas son las de las aguas de Cádiz, hasta la costa malagueña, al igual que la del Mediterráneo, pero no hay que dejar atrás la merluza del Cantábrico.    

¿Cómo lo hice?

Pedir al pescadero que limpie la pescada y la corte en trozos (la cabeza y la cola es ideal para hacer un EMBLANCO), caldo del que guardaremos un vaso para éste guiso.
Echar las almejas en agua con un poco de sal a fin de que suelten la posible arena que puedan traer en su interior.
Pelar los langostinos y reservar la carne por un lado y la cabeza y la piel por otro.
En una cacerolita con un poco de caldo de pescado (podemos usar caldo de un emblanco) cocer las cabezas y la piel de los langostinos, espumerear, colar y reservar el caldo resultante.
Salar y enharinar los trozos de pescada y freírlos en abundante aceite de oliva, sacar y escurrir en papel de cocina.  Reservarlos.
Cortar dos o tres dientes de ajo en láminas y reservar.
Picar un manojito de perejil en trozos pequeños y reservar igualmente.
En una sartén echar un chorreón de aceite de oliva virgen extra, de forma que cubra el fondo, colocar los ajos y la carne de los langostinos, dejándolos pochar a fuego medio.
Una vez pochados los ajos, añadir las almejas y los guisantes, medio vaso de caldo de pescado, medio vaso de vino blanco Barbadillo (de Cádiz, es el que he usado en ésta ocasión, aunque con un buen albariño gallego no estaría nada mal) y llevar a ebullición durante unos minutos. Probar de sal y rectificar si fuese necesario.
Agregar las rodajas de pescada frita y dejar unos minutos con cuidado de que no se deshagan, dejando reducir la salsa hasta la consistencia deseada.
Espolvorear con el perejil.   
  
Dispuesta para el buceo
 
Este Domingo pasado en las costas malagueñas abundaron de una forma masiva las medusas, lógicamente los bañistas se quejan de las picaduras, las autoridades procuran deshacerse de ellas matándolas y sacándolas del mar al igual que quienes se están bañando en la playa, dicen los entendidos que “espantan” a los turistas, que es algo negativo…….y yo recogiéndolas y devolviéndolas a su medio, procurando salvarlas….”cada uno con su tema”.
Aunque no me importaría seguir los pasos de la cocina china y japonesa: consumirlas, al igual que la prestigiosa cocinera catalana Carme Ruscadella, que la ha incorporado a sus recetas, lean éste enlace:  COCINANDO MEDUSAS 

¡¡ Igual ésta es una salida !!  Comercializarlas.

13 comentarios:

  1. Carmen que wapa estas con tu traje de buceo y todo el equipo me ha encantado verte.
    Seguro que la merluza Malageña esta rica pero como la que tenemos aqui en el norte no sabe y te lo digo con conocimiento de causa pues los dos años que veranee en el sur no fui capaz de tomar pescado como el de aqui.
    La merluza te ha quedado divinisima y seguro que esta de rexupete.
    Bicos mil rewapa.

    ResponderEliminar
  2. Este plato a mi hija le encanta, las alemjas son su perdición.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Todos los dias me enfado por el tema de las medusas, tal como estan las cosas necesitamos que el turismo no se nos escape, por aqui mucha gente está esperando el verano para poder seguir adelante y no cerrar. Por eso hoy, y mira que me ha gustado tu descripción de la pasion por el buceo, deseo que se vayan ya, ellas y esta situación de crisis que nos esta dejando sin respiración, agobiante como cuando no veias nada y quisiste salir del agua...

    Por cierto estas genial con el traje de neopreno..en Madrid a la pescada la llamamos pescadilla y la hacemos mucho como decias, asi mordiendose la cola, a mis hijos de chico les encantaba... esta es hermosa eh!! con esa salsita tenia que estar divina! un beso princesa!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado tu aventura.

    La pescada te ha quedado fantástica.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Eres una todo terreno Carmen!!! tú sí que vales,jajajaja De la receta qué decirte? que me ha encantado. Me gusta mucho todo lo que lleve pescado, ya lo sabes, lo que me sorprende es el Albariño de Cadiz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar...si es que Galicia me tira y tu lo sabes.....el vino que he utilizado es Barbadillo....lo rectifico.
      Gracias preciosa y encantada de encontrarte por "Mi cocina"...sé que es "Tu cocina".

      Eliminar
  6. Eres la caña de España, Carmen!!!. Si es que tanto vales pa un roto como pa un descosido hija de mi vida :)
    La receta de diez, todo lo que lleve pescado me encanta y si aún encima le añades almejas y langostinos, vamos....de cine chiquilla.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  7. Mirala que chula!, tiene que ser realmente una gozada practicarlo. Me gusta al igual que tu pescada menuda receta!

    ResponderEliminar
  8. He oído hablar de las medusas en la cocina. Dicen que últimamente llegan más a nuestras costas, a mi hijo pequeño le han picado dos veces, debe tener algo que las atrae.
    Leyendo tu relato da la impresión de estar en la orilla de la playa.
    La receta se ve estupenda con todo tan rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo bucear nunca lo he hecho, peo ir de pesca con mi marido en el barquito, que más que barco era cascara de nuez, eso si!!
    Y la sensación es imposible de definir con palabras... cuanta paz te transmite el liquido elemento!!!
    La receta riquísima, como todo lo nos preparas!!!
    Saluditosssss

    ResponderEliminar
  10. El plato buenísimo y lo de bucear debe de ser una pasada. Sobre las medusas, a mi sí me espantarían. Me picó una hace años en el brazo y lo pasé fatal así que cuando me meto en el agua voy mirando a todos lados jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  11. Hoy como tantas veces me has hecho recordar viejos tiempos, ya hace años que no me meto a pescar, pero leyendo tus relatos je,je,je es como si estuviera dentro. Yo también me he tenido que salir alguna que otra vez agobiado. Y la receta para quitarse el sombrero, sea con el vino que sea si es español. Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...